El hombre, J. E. F. M, permanece imputado por delitos de terrorismo y tendrá que personarse todos los días en la comisaría o el juzgado más próximo a su domicilio mientras se desarrolle la instrucción.

Las citadas fuentes jurídicas añadieron que la Guardia Civil está analizando el contenido de los ordenadores y la documentación que se le intervinieron en el registro de su domicilio, en el que se encontraron 1.120 videos de contenido radical yihadista, en su mayoría producidos por él mismo. También se le acusa de ser el administrador de varios canales de Youtube de esta temática.

Radicalización en los últimos años

Según el instituto armado, el detenido había sufrido un proceso de radicalización en los últimos años. Los investigadores, que comenzaron las pesquisas en 2010, le consideran sospechoso de los delitos de pertenencia a la organización terrorista y colaboración con las actividades o las finalidades de organización terrorista (captación, adoctrinamiento, adiestramiento o formación).

También se le acusa de distribución o difusión pública de mensajes o consignas dirigidos a provocar, alentar o favorecer la perpetración de delitos terroristas, enaltecimiento del terrorismo y amenazas. Defensor a ultranza de las tesis y los fines de la Yihad Global propugnados por Al Qaeda, desarrollaba a través de internet una labor de adoctrinamiento radical sobre otros individuos.