Ha llegado el gran día para el conocido como satélite 'suicida', el UARS, que en unas horas se  precipitará sobre la Tierra, aunque todavía no se sabe dónde. La Agencia espacial estadounidense (NASA) descarta que el satélite vaya a caer sobre América del Norte y lo último que ha dicho es que hay muchas posibilidades de que caiga en el mar, aunque no podrán saberlo con exactitud hasta 20 minutos antes de que ingrese en el planeta.

Además, la NASA también ha retrasado unas horas la previsión de caída para el satélite por un "cambio en su orientación o configuración" que ralentiza su descenso. Ahora cree que podría retrasarse incluso hasta la mañana del sábado en ese huso horario.

El anuncio de que existe una posibilidad entre 3.200 de que residuos del artefacto impacten sobre un ser humano provoca desasosiego entre la población civil. Pero los expertos consultados por 20minutos.es minimizan el estado de alarmismo. "La caída de restos de satélite en la Tierra es algo frecuente. La probabilidad de que alguien resulte herido es ínfima".

La NASA dice en un comunicado que "el reingreso se espera durante la tarde del 23 de septiembre hora del Este de Estados Unidos", seis horas más en España. "El satélite no estará en trayectoria sobre América del Norte en ese período", añade.

El satélite no estará en trayectoria sobre América del Norte en ese período Según la agencia, "es todavía demasiado temprano para predecir la hora y el lugar de reingreso con más certidumbre".

El ingenio pesa 5.675 kilogramos y tiene el tamaño de un autobús.

La imprecisión sobre el lugar en el que caerá se debe a que cualquier pequeño cambio en la hora a la que el satélite reingresa en la atmósfera se traduce en miles de kilómetros de diferencia en cuanto al lugar en el que impactará.

Estaba previsto que el satélite llegara a finales de septiembre o principios de octubre, pero su caída se adelantará debido al fuerte aumento de la actividad solar la semana pasada.

Los científicos de la NASA calculan que el satélite se despedazará al entrar en la atmósfera y que al menos 26 grandes piezas del ingenio sobrevivirán a las altas temperaturas del reingreso y caerán sobre la superficie de la Tierra.