Movimiento 15-M
Una joven cuelga una pancarta del movimiento 15-M. ARCHIVO

El movimiento de indignación ciudadana que nació el pasado 15 de mayo, a una semana de la celebración de las últimas elecciones autonómicas, no tuvo ningún efecto en el voto de ocho de cada diez electores y en el resto influyó mayoritariamente para afianzar la posición que ya tenían, según se desprende del sondeo postelectoral de los comicios regionales realizados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Las encuestas se realizaron en las 13 comunidades en las que se celebraron autonómicas en los dos meses posteriores a la cita con las urnas. En todas ellas se preguntó a los consultados si el 15-M o Democracia Real Ya había influido a la hora de decidir su sufragio y, de haber sido así, en qué sentido lo había hecho.

El segundo efecto más extendido fue el de animar a ir a votar cuando no se pensaba hacerloAlrededor del 80% de los encuestados admite que obvió las movilizaciones, un porcentaje que en el caso de Murcia llega al 89,7% mientras que en Baleares se sitúa en el 69,8%.

Los que confiesan que el movimiento les influyó "un poco" fluctúan en una horquilla entre el 11% de Navarra y el 9,7% de Madrid, en la parte más alta, frente al 3,5% de Murcia, el 4,5% de Asturias y el 4,8% de La Rioja, en la más baja.

La incidencia del 15-M es considerada como "mucha" o "bastante" especialmente en Madrid (18,2% del total), Baleares (17,3%) y Canarias (15,7%), porcentajes que bajan hasta el 5,8% en Murcia y el 7,8% en Extremadura.

Entre quienes reconocen cierta influencia de Democracia Real Ya, la mayoría indica que fue para reafirmar el voto que ya tenía decidido antes del 15-M; ese porcentaje llega al 57% en Navarra y Canarias y al 54,9% en Extremadura.

El segundo efecto más extendido fue el de animar a ir a votar cuando no se pensaba hacerlo, lo que le pasó al 19,9% en la Comunidad Valenciana y La Rioja. En algunos casos sirvió para no acudir a la cita con las urnas, como en Murcia (18,9%), Asturias y Aragón (17%).

Por último, hubo quien tuvo en cuenta al 15-M en su decisión de votar en blanco o nulo, especialmente en Asturias (9%), Extremadura (8,8%) y Navarra y Canarias (8,1%).