Obama y Abás
El presidente estadounidense, Barack Obama, se reúne con el mandatario palestino, Mahmud Abás, en el hotel Waldorf Astoria de Nueva York. Aaron Showalter / Efe

Las intensas gestiones diplomáticas de los líderes mundiales con el presidente de la ANP, Mahmud Abás, han dado pocos resultados por el momento y hasta ahora solo le han conseguido sacar "tiempo" para que su demanda de adhesión sea estudiada en el Consejo de Seguridad sin prisas.

Además, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, presentó una propuesta alternativa, con el objetivo de evitar una confrontación directa en el máximo órgano de decisiones de la ONU, donde EE UU ya ha advertido de su veto a la propuesta palestina de adhesión.

Obama reiteró su apoyo a un Estado palestino "que surja de conversaciones directas con Israel
y no a través de iniciativas unilaterales en la ONU"
Durante todo el día, Abás y el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, tuvieron reuniones con los líderes mundiales, en especial con Estados Unidos, pues ambos conversaron con Barack Obama, y se espera que en las próximas horas vuelvan a hacerlo por separado con la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

La reunión entre Obama y Abás terminó sin aparentes progresos, según fuentes de la Casa Blanca, que también señalaron que el presidente estadounidense reiteró su apoyo al establecimiento de un Estado palestino, que "debe surgir de conversaciones directas con Israel y no a través de iniciativas unilaterales en la ONU".

La cuestión palestina también dominó los encuentros bilaterales que Obama tuvo con Sarkozy y con el primer ministro británico, David Cameron, entre otros, aunque Londres todavía no se ha pronunciado sobre cuál sería su voto en el Consejo y a Washington no le convence el plan francés.

Además, los miembros del Cuarteto para la Paz en Oriente Medio (EE UU, la UE, la ONU y Rusia) multiplican sus contactos a todos los niveles, incluidos con la Liga Árabe, para diseñar una declaración que les permita reunir los puntos de consenso, impulsar próximamente las negociaciones directas entre las partes y avances en el proceso en Naciones Unidas.

Sin prisa

Fuentes diplomáticas se refirieron al espacio que les deja el que Abás no vaya a presionar para que el Consejo de Seguridad estudie con rapidez su solicitud, lo que les "dará tiempo para nuevas actividades diplomáticas" y para que las negociaciones se reanuden ante la "mayor conciencia" de las partes para volver al diálogo.

Poco antes de reunirse con Netanyahu, Obama reiteró que "los lazos entre EE UU e Israel son irrompibles, como lo es su compromiso con la seguridad israelí", al tiempo que aseguró que la cooperación en seguridad entre ambos países es "más fuerte que nunca".

"La paz no se puede imponer, hay que negociarla", dijo Obama, que insistió en que las acciones de los palestinos en la ONU "no llegarán ni a la creación del estado ni a la autodeterminación", algo que solo lograrán sentándose ambos a la mesa de negociaciones.

Abás presentará el viernes su solicitud oficial de adhesión a la ONU mediante la entrega de una carta al secretario generalEl primer ministro israelí sintonizó con EE UU en que "el único camino hacia la paz son las negociaciones directas" y agregó que con Obama, ambos creen que "hay que sentarse llegar a un acuerdo de mutuo reconocimiento y de seguridad".

"Es la única manera de que tengamos una paz estable y duradera", afirmó Netanyahu, que consideró que la vía decidida por la ANP para convertirse en un estado "no tendrá éxito" por ser "un atajo", además de agregar "evitar esas negociaciones es malo para Israel, para los palestinos y para la paz".

Abás presentará el viernes su solicitud oficial de adhesión a la ONU mediante la entrega de una carta al secretario general, Ban Ki-moon, que una vez compruebe que se ajusta al artículo cuatro de la Carta de Naciones, la enviará al Consejo de Seguridad.

Ahí debe obtener el visto bueno por una mayoría de nueve votos y ningún veto de los cinco países que tienen derecho de hacerlo como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China, lo que no ocurrirá porque Obama ya ha anunciado que lo vetará.

Fronteras previas a 1967

La ANP plantea la creación de un Estado con las fronteras previas a 1967, incluyendo Jerusalén Este -un área en donde viven casi medio millón de colonos israelíes-, Gaza y Cisjordania.

Uno de sus principales negociadores y miembro del partido Al Fatah, Nabil Shaath, aseguró que van "a darle un tiempo al Consejo para que considere nuestra solicitud antes de ir ante la Asamblea".

"La decisión de ir a la Asamblea no se ha tomado todavía y no iremos a ella hasta que el Consejo haya tenido la oportunidad real de estudiar" la solicitud para que Palestina sea el estado 194 del organismo multilateral, dijo Shaath.

Hay que dejar de debatir hasta el infinito y negociar según un calendario precisoLa propuesta alternativa presentada por Sarkozy consiste en diseñar un calendario con un plazo de un año para que palestinos e israelíes lleguen a un acuerdo de paz definitivo, y que incluye reanudar sus negociaciones en un plazo de un mes y lograr el estatuto de observador.

"Hay que dejar de debatir hasta el infinito y comenzar la negociación según un calendario preciso: un mes para retoman las conversaciones, seis meses para ponerse de acuerdo sobre las fronteras y la seguridad y un año para alcanzar el acuerdo definitivo", dijo Sarkozy a la Asamblea.

Ban se reunió a su vez con Netanyahu y le instó a "actuar con responsabilidad, sabiduría y moderación ante el acercamiento palestino a Naciones Unidas".