Prospecto
Instrucciones para tomar ibuprofeno. 20minutos.es

Algunos no leen la letra pequeña por desidia otros lo intentan pero les cuesta. El 69% de los españoles mayores de 45 años reconoce que les cuesta leer la letra pequeña, concretamente la de los prospectos de los medicamentos.

Casi la mitad quiere una letra más grande en los envases Lo desvela el estudio 'Los españoles frente a la presbicia' realizado por el Instituto Varilux, en colaboración con el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas (CNOO), que ha encuestado a 1.200 españoles de entre 45 y 70 años.

El trabajo revela también que casi el 40% de la población estudiada necesita alargar los brazos para leer el periódico y a casi la mitad le gustaría que la letra de información de los envases fuera más grande.

Envases y cartas de restaurantes

Otro de los aspectos que destacan los encuestados y que afecta a su vida diaria es que un 34% tiene dificultades para enterarse bien de la carta en el restaurante e incluso más de un 10% admite haberse golpeado alguna vez con el cristal de un escaparate al intentar ver el precio de un artículo.

En marzo de este año, el Parlamento canario instó al Gobierno a que regule "la obligación a las empresas farmacéuticas para que se amplíe la letra de los prospectos médicos, al menos en los aspectos de mayor interés y el apartado de pautas de administración del medicamento".

9 de cada 10 con problemas de visión

Con estos resultados, nueve de cada 10 españoles de más de 45 años reconoce tener algún problema de visión y el 67% declara ser présbita. En este caso, el 43% se decanta por gafas progresivas como la mejor solución para la presbicia. Otras de las patologías oculares más comunes son el astigmatismo y la miopía.

Pese al alto conocimiento sobre la presbicia -más del 90% de los participantes en el estudio la asocian con la pérdida de visión-, el 22% reconoce no asistir a revisiones de la vista desde hace tiempo y uno de cada cuatro présbitas desconoce que puede tener además miopía e hipermetropía.

El estudio es parte de la I Campaña Nacional de Diagnóstico de la Presbicia en la que participan 3.500 establecimientos de España.