'Dr. Pis pop'
En otra viñeta, una señora se sienta en la consulta del 'Dr. Pis pop' para tratar su problema con la vejiga. JAVIER SERVER GOSÁLVEZ

El Instituto de la Mujer, a través de su Observatorio de la Imagen de las Mujeres, ha remitido una carta a la la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) solicitándoles la retirada de las viñetas sobre ginecología que figuran en su gaceta electrónica y que han sido criticadas por ser ofensivas y vejatorias.

"Estas viñetas atentan contra la dignidad de las mujeres, las trata con desprecio", explica a 20minutos.es Teresa Blat, directora general del Instituto de la Mujer, organismo dependiente del Ministerio de Sanidad, para quien es especialmente "grave" que se trate de unas viñeta que muestran a las mujeres "cuando van a consulta, en una situación de especial vulnerabilidad, visitando a los especialistas médicos en los que confían".

Las viñetas muestran a las mujeres en una situación de especial vulnerabilidad

"Estamos recibiendo quejas desde ayer y hemos seguido el trámite habitual, pedir por escrito la retirada de las viñetas", explica Blat.

Los dibujos, realizados a mano por el ginecólogo Javier Server Gosálvez, y presentadas como "mordaces y apreciadas" por la propia SEGO, frivolizan con las revisiones ginecológicas de las prostitutas y de las mujeres obesas, pero también con problemas más serios como el prolapso uterino (caída o deslizamiento del útero).

Para Carmen Flores, presidenta de la Asociación del Defensor del Paciente las viñetas "se ríen con maldad de los pacientes", por eso han a enviado una carta a la ministra de Sanidad, Leire Pajín, en la que le insta a tomar medidas contra la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. "A los de SEGO les aconsejaría que estudiaran por qué son los profesionales más denunciados, en lugar de perder el tiempo en una estupidez como esta, hecha con mala fe y con maldad".

"Estas viñetas suponen violar el código ético de lo que se llaman médicos, se ríen de las mujeres. El chiste sobre el prolapso uterino es vergonzoso, se ríen de los pacientes que tienen la desgracia de sufrir esta patología", continúa Flores. En la carta remitida a Sanidad no dudan en calificar al colectivo de "impresentables" que incumplen el código ético y "se llaman médicos".

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia no ha querido ofrecer de momento su versión de lo sucedido.