La criba para llegar a ser policía
Una examinadora coloca a los aspirantes a Policía en sus pupitres, ayer. Fabián Simón
Es lo que lo que busca la mayoría de los jóvenes que se preparan para Policía Local. Es domingo por la mañana pero la entrada de la Facultad de Derecho está a rebosar. Cerca de mil jóvenes se disponen a enfrentarse al examen que les abrirá las puertas de la Policía Local. «Quiero aprobar para conseguir un trabajo fijo con buen sueldo», explica Jesús García.

Ayer tuvo lugar la primera prueba para conseguir alguna de las 194 plazas vacantes en la Policía Local. Se trata de un test de 100 preguntas sobre un temario que los aspirantes llevan meses estudiando. «La primera vez me presenté sin prepararme, pero ahora he ido a una academia», señala Carlos Martínez.

Tres pruebas más

Después de esta primera criba, los opositores tendrán que enfrentarse a pruebas físicas, un test psicotécnico y un caso práctico. «Estoy un poquillo nervioso porque es la primera vez que me presento y no sé cómo irá», dice José María Matarranz.

La mayoría son hombres y no superan los 30 años, pero también hay mujeres. «Hoy, seguramente, unos 200 opositores seremos mujeres», asegura Sara Carreras mientras se dirige a las listas para comprobar en qué aula le ha tocado.

En el ambiente, nervios. Y para apaciguarlos nada mejor que un café en el bar de al lado hasta que sea la hora del examen. Saben que sólo uno de cada cinco podrá pasar a la siguiente fase, pero todos sueñan con poder ponerse el uniforme algún día.