Cárcel
Una imagen de archivo que muestra el interior de una cárcel. ARCHIVO

La prisión de Picassent utiliza desde el pasado lunes la exploración radiológica en los cacheos de las comunicaciones y salidas de permiso, después de haber detectado seis intentos de "introducción de cantidades significativas de droga" en el centro en las últimas dos semanas.

Según ha informado la institución penitenciaria en un comunicado, estas actuaciones se enmarcan en el Plan de Intervención en materia de Drogas en las prisiones y que a su juicio "comienza a dar excelentes resultados en la prisión de Picassent". Las mismas fuentes han indicado que la principal vía de introducción de droga en las prisiones es a través de las comunicaciones y los permisos de salida.

"Hasta el momento, el mayor escollo con el que nos encontrábamos es que al aumentar los controles los internos proceden a introducir estas sustancias en el interior de su cuerpo, por lo que los cacheos resultaban normalmente infructuosos, a pesar de tener importantes indicios de que podían ser portadores de droga", han lamentado.

El pasado día 12 se utilizó por primera vez la exploración radiológica sobre un interno que acababa de regresar de permiso y al que se le detectó "una importante cantidad de hachís introducida en el recto".

Los internos de permiso aceptan someterse a una  radiografía"Los internos que salen de permiso han de aceptar la posibilidad de someterse a una exploración radiológica que se llevará a cabo en caso de existencia de sospechas fundadas de que es portador en el interior de su cuerpo de estas sustancias y siendo estas pruebas totalmente inofensivas para la su salud", han indicado.

El pasado 1 de septiembre se descubrió "una barra de hachís de grandes dimensiones" en el cacheo de un familiar que accedía para comunicar con una interna ingresada en la enfermería, así como 43 pastillas de benzodiacepinas a un interno que regresaba de permiso de salida.

También el día 8 de septiembre se detuvo y se puso a disposición judicial a la madre de un interno, a la que se le intervinieron seis barras de hachís y 72 pastillas de Tranquimazin, mientras que el pasado día 11 también fue detenida y puesta a disposición judicial la comunicante con otro interno, que portaba tres barras de hachís

Consulta aquí más noticias de Valencia.