Un joven de 27 años murió en la madrugada de ayer en la estación de Atocha tras un forcejeo con cuatro vigilantes de seguridad de la empresa Vigilancia Integrada, S. A. adscritos a Renfe.

 

Según fuentes policiales, el fallecido, –un ex vigilante de la empresa de Vigilancia Integrada S.A. , que había prestado servicio en la estación hace dos años y había sido despedido–, apareció en el vestíbulo del AVE gritándole a un guardia jurado que le pegara dos tiros.

Después, se dirigió hacia la entrada de Cercanías, donde no cesó de proferir gritos.

Un portavoz de Renfe explicó que cuatro agentes de seguridad lo redujeron y esposaron, cuando "al chico le empezaron a dar convulsiones y falleció allí mismo".

Testigos presenciales aseguran que los agentes fueron muy violentos
Testigos presenciales aseguran que los agentes fueron muy  violentos. Esta versión incide en que el fallecido fue derribado por un primer guardia que, al no conseguir reducirlo por sí mismo, alertó a otros tres compañeros.

Los testigos agregaron que, con ayuda de las porras, los cuatro agentes lograron inmovilizarlo, momento en el  que empezó a tener convulsiones hasta quedó inerte.

Causas por determinar

Alertados por los propios vigilantes, al lugar se trasladó una unidad del Samur-Protección Civil, cuyos miembros intentaron reanimarle durante más de 30 minutos, pero el joven sufrío una irreparable parada cardiorrespiratoria.

Los cuatro implicados en el suceso fueron detenidos por agentes de la policía.

Por su parte,  Renfe y la Policía Nacional investigan lo ocurrido. Pese a que se ha decretado el secreto de sumario, algunas fuentes cercanas a la investigación apuntan a un derrame cerebral como la causa más probable de la muerte de Antonio Mena.

Fin de semana muy violento

Una mujer de 37 años de nacionalidad china fue apuñalada, en la madrugada del domingo, en el distrito de Usera.

La agresión, en torno a las dos de la madrugada, tuvo lugar en presencia de su marido y un hijo de 10 años. La víctima recibió dos puñaladas en el estómago y la pelvis y ya está estabilizada.

Por otra parte, el viernes fallecía una mujer a manos de su pareja sentimental, en el barrio de Las Ventas. La víctima, que recibió diversas puñaladas en el cuello, tórax, abdomen y piernas, murió en el acto.