Vivienda
Un bloque de viviendas. EP

El Gobierno pretende que las entidades bancarias puedan cobrar a sus clientes por asesorarlos. Las entidades, eso sí, estarían obligadas a "actuar en el mejor interés del cliente" y ser independientes, según refleja un proyecto de orden de transparencia y protección al cliente que actualmente tramita el Ministerio de Economía y Hacienda.

El Banco de España y el Ministerio de Economía cada vez se comportan más como una patronal bancaria

"El Banco de España y el Ministerio de Economía cada vez se comportan más como una patronal bancaria", denuncia Paco Sanz, de la Asociación de Usuarios de Bancos Adicae, organización que ha presentado alegaciones a esta medida. En su opinión, se pasaría a cobrar por dar información al cliente, un derecho inherente a cualquier servicio. "Es como si el carnicero te cobrara por recomendarte carne de ternera o de pollo", comenta.

La nueva normativa del Ministerio además avalaría la inclusión en las hipotecas de, entre otras opciones, cláusulas suelo –aquellas que limitan la bajada de tipos de interés– y swaps– producto financiero que protege a las entidades ante hipotéticas bajadas del euríbor a costa del cliente–. Ambas prácticas bancarias han recibido miles de denuncias por parte de asociaciones de afectados, aunque en la normativa que prevé aprobar el Ejecutivo se legitimarían.

Menos letra pequeña

La nueva normativa proyectada por el Gobierno exige, por otro lado, una mayor claridad a las entidades bancarias. Así, deberán «indicar, mediante un mensaje claro, perfectamente perceptible y gratuito» cualquier comisión que vayan a aplicar al cliente antes de formalizar ningún acuerdo. Además, se exigirá a todos los bancos y cajas que su publicidad sea "clara, suficiente, objetiva y no engañosa". Las entidades estarán obligadas también a enviar un documento cada año a todos sus clientes en el que se detallen todas las comisiones y gastos que se le hayan cobrado.

En cuanto al mercado hipotecario, la banca deberá aumentar y detallar la información sobre las condiciones que ofrece a cada usuario, así como facilitar una ficha de información personalizada y un informe sobre las cláusulas que se incluyen en el contrato. La patronal bancaria, que declinó hacer más comentarios a 20 minutos, ha pedido al Ejecutivo que aplace la aprobación de esta norma a la espera de que se desarrollen otras normativas en Europa que actualmente se están tramitando. Por su parte, el Ministerio también evitó hacer comentarios.