El hombre que anoche falleció en un incendio registrado en una vivienda de Colmenar Viejo (Madrid), al que precedió una fuerte explosión, murió prácticamente a la vez que su esposa sufría un accidente de coche a más de 30 kilómetros de distancia.

La Guardia Civil, que mantiene abiertas todas las hipótesis sobre lo ocurrido, investiga los dos sucesos para establecer la relación entre ambos y esclarecer si la muerte del hombre ha sido un suicidio o un homicidio, según han indicado fuentes del instituto armado.

El accidente de tráfico se produjo pasadas las 00.30 horas El accidente de tráfico se produjo pasadas las 00.30 horas de este lunes en el kilómetro 72 de la A-1 a la altura de Buitrago de Lozoya, según ha informado un portavoz de Emergencias Comunidad de Madrid 112, y el incendio cinco minutos después, según la Guardia Civil, en una pequeña casa de una sola planta en la urbanización Punta Galea de Colmenar Viejo.

La mujer conducía en dirección norte, alejándose de su casa, y el hombre se encontraba en la vivienda, en la que los vecinos más próximos no le habían visto nunca. Los dos son españoles y tienen 45 años, y a la Guardia Civil no le constan denuncias previas ni por malos tratos ni por ningún otro motivo.

Al tratar de localizar a los posibles familiares de la mujer para comunicarles el accidente, la central operativa de la Guardia Civil se dio cuenta de que el domicilio en el que figura inscrita era el mismo en el que se había registrado el incendio. Vecinos de la mujer herida, residentes en la misma calle, han relatado que alrededor de las 00.30 horas de anoche escucharon una explosión "muy fuerte", por lo que salieron a ver qué pasaba y llamaron a 112.

Una vecina, Gemma Bercial, ha contado que dieron golpes en la puerta de la casa a la vez que gritaban insistentemente "Paca, Paca" para ver si la mujer estaba bien, ante la suposición de que si alguien se encontraba dentro era ella, puesto que no tenían idea de que la mujer tuviese pareja.

Tampoco la mujer era muy conocida, sólo de "hola y adiós", y la casa siempre estaba cerrada y con las persianas bajadas, según han dicho tanto Gemma como su hermano José María, que vive en otra casa de la misma calle. Los bomberos que acudieron al lugar encontraron al hombre inconsciente en el suelo de una habitación y los sanitarios de una UVI móvil del Summa llegaron a practicarle maniobras de reanimación avanzada, sin poder recuperarle.

La víctima presentaba quemaduras de segundo y tercer grado en más del 50 % de su cuerpo La víctima presentaba quemaduras de segundo y tercer grado en más del 50 % de su cuerpo. Mientras esto ocurría en la citada urbanización, en la autovía A-1 los bomberos rescataban a la mujer, que había quedado atrapada en el interior de su coche tras dar varias vueltas de campana y sufría, según una primera observación, diversas contusiones.

Posteriormente fue trasladada al Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes, donde ingresó con pronóstico reservado. Agentes de la Guardia Civil pensaban poder interrogarla sobre lo sucedido en el mismo centro sanitario, aunque no han podido hacerlo durante toda la mañana porque ha tenido que ser sedada para una intervención.

Consulta aquí más noticias de Madrid.