Foto Tony Blair
El primer ministro Tony Blair, en un mitin de última hora en un club de fútbol municipal. (Reuters) Andrew Parsons/Reuters

Éste se ha visto acosado en las últimas semanas desde todos los frentes (incluido el de su propio partido), debido a los problemas en los que se ha visto inmerso su equipo de gobierno.

Las urnas se abrirán a las 7:00 horas y se cerrarán a las 22:00 horas, pero no en todos los ayuntamientos los electores están llamados a las urnas.

En Londres, por ejemplo se votará para elegir a los representantes de 32 distritos de la ciudad, pero no propiamente la alcaldía, que ostenta Ken Livingstone.

Malas predicciones

Los expertos predicen que el partido laborista obtendrá malos resultados en estas elecciones, sobre todo por los escándalos en los que se ha visto envuelto, como la crisis de la seguridad social, los amoríos extramatrimoniales del viceprimer ministro, John Prescott, y los errores cometidos por el Ministerio del Interior con las deportaciones de delincuentes extranjeros.

Consciente de la que se le viene encima, ayer el primer ministro británico intentó atenuar las críticas.

"Estos días han sido difíciles, pero nueve días de titulares en los medios de comunicación no deben oscurecer nueve años de logros obtenidos", afirmó.

En la Cámara de los Comunes, Blair defendió al titular de Interior, Charles Clarke, aunque reconoció que fue un error que no se estudiara la deportación de 1.023 extranjeros una vez éstos cumplieron su condena.

Según Blair, lo importante es que se solucione este problema y por ello dijo que lo necesario es que se cambie el sistema para que se "deporte automáticamente a todos aquellos que hayan cometido una ofensa criminal".

"Durante años no hemos estado deportando a esta gente, ahora digo deportémosles y espero que tengamos el apoyo de esta Cámara", declaró.

Según Blair, lo que hace Clarke es buscar alternativas correctas. "El ministro no creó los problemas en el sistema sino que estos problemas ya existían y lo importante es que se solucionen", dijo.

Con la secretaria, una vez más

En cuanto al número dos del Gobierno, John Prescott, éste ha admitido haber tenido una relación extramatrimonial con Tracey Temple, una de sus secretarias.

"He hablado de todo este tema con mi esposa Paulina, que está destrozada. Agradecería si pudieramos continuar con nuestras vidas", se limitó a señalar Prescott en un comunicado.

El viceprimer ministro y su esposa han estado casados durante más de 44 años y tienen dos hijos.

Prescott no ha querido dimitir al considerar que no abusó de su posición de poder, pero los tabloides británicos se han ensañado con su figura, proporcionando todo tipo de detalles escabrosos de su relación.

Se frotan las manos

El líder de los Conservadores, David Cameron, pidió la dimisión de los ministros y dijo que Blair ha perdido el control de su partido.

Según Cameron, los conservadores ofrecen "una alternativa de centro derecha positiva, moderada, razonable y sensible a un Gobierno que está fallando".

Su compañero en la oposición, el líder de los liberaldemócratas, Menzies Campbell, manifestó, en lo que son sus primeras elecciones, que es inevitable que las elecciones locales se utilicen como un referéndum sobre Tony Blair.

"Los laboristas lo tienen dificil. Ya sea sobre crimen, sanidad o medioambiente, están fracasando tanto a nivel nacional como a nivel local", dijo.

¿Ascenso de la extrema derecha?

Asimismo, los analistas políticos explican que este descontento generalizado puede llevar a un aumento de los votos dirigidos al Partido Nacional Británico (BNP), que adopta una dura postura contra la inmigración y la deportación forzada de los inmigrantes ilegales.

Un estudio de la fundación Joseph Rowntree reveló que el malestar de los ciudadanos con los principales partidos políticos les está llevando cada vez más a votar por la extrema derecha.

Esta fundación explica que el 25 por ciento de los encuestados dijo que "podrían votar" a la extrema derecha debido a la "frustración" que sienten que hay en la vida política.

El Partido Nacional Británico presentará 356 candidatos para las elecciones locales. En la actualidad tiene 15 alcaldías en Inglaterra y espera que en estos nuevos comicios pueda sumar otras 15 o 20.

NOTICIAS RELACIONADAS