Clinton dijo que el acuerdo "es un paso valiente para conseguir que los niños de EEUU tengan una vida más sana" y que "los dirigentes de la industria reconocen que la obesidad infantil es un problema y han dado el paso para solucionarlo".
Los principales fabricantes limitarán el número de calorías de las bebidas que se distribuyen en las escuelas a 100 por envase

Tras meses de negociaciones, la Alianza y los principales fabricantes de bebidas, entre los que se encuentran Cadbury Schweppes, Coca-Cola y PepsiCo, acordaron limitar el número de calorías de las bebidas que se distribuyen en las escuelas a 100 por envase.

En las escuelas primarias sólo se podrá vender agua, leche desnatada y zumos sin calorías, todos ellos con un tamaño máximo de 0,24 litros, medida que se incrementará a 0,30 litros en el caso de los centros de secundaria.

Además, en las escuelas secundarias se podrán consumir refrescos dietéticos, zumos y bebidas isotónicas, siempre con un tamaño máximo de 0,37 litros y que no superen las 100 calorías por lata.

Tanto en primaria como en secundaria

El programa afectará a más de 35 millones de estudiantes estadounidenses y se prevé que estará funcionando plenamente al inicio del curso 2009-2010, aunque la industria se ha comprometido a cubrir el 75% de la nación un año antes.

Para el presidente de la Asociación Estadounidense del Corazón , Robert Eckel, "estas medidas ayudarán a los padres y los alumnos que todavía no han conseguido mejorar la nutrición en sus escuelas".

En los últimos años, la obesidad infantil se ha convertido en un grave problema de salud a nivel nacional ya que afecta a un 15,3% de los niños.