La fórmula de esta nueva medida puesta en marcha por la Junta será la siguiente: el director del colegio le dará, antes de iniciarse el curso, un cheque libro que deberá canjear por el material escolar en cualquier tienda o centro comercial.

El objetivo es que en el curso 2008/2009 los libros sean gratuitos para toda la enseñanza obligatoria.

Los manuales los usará su hijo, pero pertenecen al colegio, que sabrá siempre quien utiliza cada libro ese curso.

Por eso, deberá tener mucho cuidado con ellos. Si los rompe o pierde, deberá pagarlos o quedarse sin la gratuidad para el curso siguiente. Al terminar el curso, los consejos escolares revisarán los libros y se repondrán los que no estén en buen estado.