Yeste pone tierra de por medio con la zona baja
Urzaiz y Luis Prieto protestan una decisión arbitral. EFE
El Athletic, y pese a la victoria, fue muy inferior a un Zaragoza demasiado fallón.

El equipo maño, a su ritmo, lograba concretar mucho más que un Athletic demasiado espeso en el centro del campo. Llegar al área de César parecía pesar en el ánimo de los vizcaínos, aunque unas claras manos de Ponzio en el área pequeña zaragocista que el colegiado Medina Cantalejo no pitó podrían haber sido el revulsivo necesario. Al final, más suerte que justicia.