Terraza de Barcelona.
Un cartel avisa a los clientes de un bar del Raval sobre la prohibición de fumar porros en la terraza. R. B.

El consumo de cannabis en las terrazas del centro de Barcelona está tan extendido que los bares y restaurantes han empezado ya a colgar carteles advirtiendo de que no se puede fumar porros. Los propietarios de los locales se exponen a multas por permitir esta práctica. Puntualizan que la presión policial en el centro es superior a la ejercida en el resto de zonas de ocio de la ciudad.

Cada vez hay más grupos que se niegan a apagar el porro"El problema lo tenemos nosotros, porque cada vez hay más grupos que se niegan a apagar el porro cuando se lo decimos", lamentaba este miércoles una camarera de la Rambla del Raval que prefería mantener el anonimato. Precisamente en este paseo tan concurrido, los bares y restaurantes han visto cómo ha aumentado el número de clientes que se resisten a dejar de fumar droga en las terrazas.

Los locales de ocio se exponen a que les impongan multas que parten de los 300 euros por permitir el consumo de droga en su establecimiento. De hecho, en el Raval, varios locales denuncian a 20 minutos haber recibido sanciones por este motivo. "Nosotros intentamos evitar que fumen en nuestras mesas, pero a la que te giras te encuentras que ya están haciendo un pitillo", aclara Joan, propietario de un bar del centro.

Los profesionales del Gótic y del Raval afirman que la Policía hace más redadas y controles en esta zona de la ciudad. Los Mossos d'Esquadra recuerdan que son las patrullas las que intervienen cuando sorprenden in fraganti a los fumadores de porros o bien cuando reciben un aviso.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.