'The Beatles get a hair cut'
Los Beatles se quedan sin tupé y se cortan el pelo a la taza, como 'mockers', entre 'mods' y 'rockers' © Peter McKee - Snapp Galleries

¿Qué momento crucial marco la carrera de los Beatles? Sólo se admite una respuesta. ¿Su primer número uno en las listas de ventas? ¿La llegada a los EE UU y la beatlemanía? ¿La aparición el el show de Ed Sullivan antes millones de espectadores? ¿El descubrimiento de la marihuana por invitación de Bob Dylan?

El artista británico Pete McKee (Sheffield, 1966), uno de los más activos y reconocidos de los dedicados a la ilustración musical, tiene clara la respuesta. El instante decisivo de los Beatles ocurrió en la barbería donde les cortaron los tupés engrasados para sustituirlos por las cuatro melenas a la taza más valiosas de la historia.

Cruce de 'mod' y 'rocker'

John Lennon explicó la situación diciendo que fue el momento en que los Beatles cambiaron "de rockers a mockers" (mocker es un cruce entre los nombres de las dos pandillas juveniles enfrentadas en los sesenta, rockers y mods, pero también se emplea para expresar disgusto cuando alguien te agua la fiesta).

A McKee no le interesa la historia con mayúsculas construida según las referencias de las campañas promocionales o los éxitos de ventas. El relato que traza en la exposición Great Moments in Popular Music (Grandes momentos de la música pop) es un acercamiento personal y evocador de los instantes decisivos pero ocultos, los que no aparecen en los libros. A veces añade ficción, pero es una invención que podría ser real.

Hendrix compra el combustible de mechero antes de incendiar su Fender En la muestra de dibujos, que se exhibe en las Snap Galleries de Londres, no vemos a Jimi Hendrix quemando su guitarra Fender en el escenario del Festival de Monterrey, sino como compra, momentos antes, el combustible para mecheros que utilizó para la incineración.

Tampoco vemos una enérgica actuación de alguno de los grupos ingleses de pub rock de la segunda mitad de los años setenta ("aquellos que sudaron sangre para alegrarnos la vida", dice McKee), sino a un triste y cansado guitarrista, con los dedos ensangrentados tras una actuación, en un cuarto de baño del local de conciertos.

El ilustrador quiere mostrar que el poder de la música es emocional y que los grandes momentos son siempre subjetivos. "Pensando en un título para la exposición se me ocurría Sound and Vision, Walls of Sound, Stop/Pause/Rewind, This Is It y muchos otros. Me quedé con Great Moments in Popular Music porque me permitía jugar con la interpretación personal de cada un0 de nosotros".

Para involucrar al público en la gestación, desarrollo y contenido de la muestra, McKee ha abierto un blog en el que ofrece explicaciones, razonamientos y detalles referidos a cada pieza.

Apasionado desde niño por la música pop y rock, el estilo de tierno humor y trazo limpio de McKee ha fascinado también a los músicos. Ha firmado carteles para Oasis, los Artic Monkeys y Richard Hawley. En 2010 editó el libro Teenage Kicks dedicado a las tribus urbanas.