El Centro de Alerta de Tsunamis de los EE UU en el Pacífico canceló la alerta horas después al no detectar indicios de maremoto.