El jurado ya le había encontrado culpable y debía decidir entre pena de muerte, que pedía la acusación, o cadena perpetua, solicitada por la defensa.