El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer que apostará por el esfuerzo político y diplomático para afrontar la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia.

Asimismo, descartó que la decisión de Evo Morales vaya a afectar a la ayuda al desarrollo que España ofrece al país.
Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, acordó con el mandatario boliviano el envío en los próximos días de una delegación política y técnica española a La Paz para analizar los efectos de la nacionalización de los yacimientos de hidrocarburos. Evo Morales se reunirá hoy con los presidentes de Venezuela, Argentina y Brasil para analizar la situación.