«Las reclamaciones de los sevillanos que protestan por la tala indiscriminada de árboles son muchas. Hasta me paran por la calle para que intervenga», explica a 20 minutos Luis Pizarro, Defensor del Ciudadano.

Acompañado de un técnico, el Defensor se desplazó ayer hasta la plaza Nueva y la avda. de la Constitución para comprobar el estado en el que ha quedado la masa arbórea. Los troncos estaban en buen estado, «y no enfermos, como se ha dicho. Algo que desmienten muchos expertos», dice Pizarro.

La Oficina del Ciudadano pedirá al Gobierno municipal que: no tale más árboles; haya una supervisión adecuada de los arqueólogos en la zona; se informe de los planes de seguridad de la obra y de la alternativa existente para recuperar la masa arbórea talada.

Otras reacciones: Ecologistas en Acción denuncia en los juzgados al alcalde. Lo acusa de prevaricación por permitir la tala. El colectivo y la Plataforma por los Parques de Sevilla se concentraron ayer. Mientras, IU (comparte Gobierno con el PSOE) asegura que no fue informado de este corte masivo.

Respuesta municipal: El Ayuntamiento da por concluida la tala. Mantiene que se debió a la mala salud de los ejemplares y anuncia que tras las obras se plantarán 100 nuevos en esta zona.

Cronología: Una obra no autorizada

El Ayuntamiento ha puesto en marcha las obras previas al tranvía a toda costa, y ahora podría enfrentarse a una multa de hasta 600.000 euros. La Consejería de Cultura ha iniciado un expediente informativo por posible infracción de la Ley de Patrimonio Histórico Español, porque la destrucción de dos hornos almohades estaba autorizada. De hecho, Cultura no dio el visto bueno a las obras hasta hace una semana, el 26 de abril, pero el Ayuntamiento las comenzó en marzo.

1 de marzo. Primeras vallas en Puerta Jerez. El Ayuntamiento valla un triángulo en la confluencia de la avenida de la Constitución con la Puerta de Jerez.

30 de marzo. Paralización. Cultura paraliza las obras y lo notifica a Emasesa, Gerencia de Urbanismo y al jefe de obras. La causa es la apertura sin autorización de un pozo (de profundidad suficiente para afectar a posibles restos arqueológicos) para unir conducciones que interfieren en las obras.

31 de marzo. Piden la continuación. Tussam solicita la continuación de los trabajos por «criterios de seguridad». Este mismo día, Cultura recibe una denuncia del Colegio de Arqueólogos de Huelva y Sevilla instando a que pare las obras.

3 de abril. Llega el proyecto. Emasesa envía por fin a Cultura el proyecto de la obra a realizar para tender el Metrocentro.

5 de abril. Aprobación con condiciones. La Comisión Provincial de Patrimonio aprueba el proyecto de obra, pero con la condición de que se redacte un proyecto de intervenciones arqueológicas y de control del movimiento de tierras.

17 de abril. Arranca la obra en Constitución. El Ayuntamiento inicia la obra en la avenida de la Constitución a pesar de carecer todavía de la preceptiva autorización.

24 de abril. Plan arqueológico. Emasesa remite finalmente a Cultura el proyecto solicitado de prospección arqueológica.

25 de abril. ¿Dónde están los hornos? Los arqueólogos de Cultura informan de la desaparición de la Puerta de Jerez de dos hornos de los siglos XII y XIII. Cultura abre un expediente informativo que está a la espera de que se nombre el juez instructor que determine responsabilidades y la gravedad de los hechos.

26 de abril. Autorización definitiva. La Comisión Provincial de Patrimonio da su autorización a la obra del Metrocentro.