El escrito de acusación del fiscal explica que E. S. C., nacido en Ucrania y soldado profesional español destinado en la Unidad Guzmán el Bueno de Córdoba, guardaba «gran cantidad de armamento de guerra y explosivos» en su casa y su trastero.