Medina declararía como imputado y Ortuño, como testigo. También estarían implicados otros cargos del Ayuntamiento oriolano. Entre las acusaciones destaca el posible disfrute del alcalde de coches de lujo y de una vivienda a cambio de beneficios en la adjudicación, por parte del Consistorio, de planes urbanísticos. Declararían además Martínez Franco, secretario del Ayuntamiento, y su yerno, por emisión de facturas falsas en la legalización de viviendas. El fiscal también ha pedido que la causa se divida en una principal y en 15 independientes.