El Jurado pide cadena perpetua sin posibilidad de libertad para el único imputado en EEUU por los atentados del 11-S

El jurado ha condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad, y no a la pena capital, a Zacarias Moussaoui, el único procesado en EEUU por los atentados del 11-S.Lo más probable es que el juez adopte la decisión que ha tomado el jurado.
Fotografía que muestra a Zacarias Moussaoui después de ser arrestado por el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS).
Fotografía que muestra a Zacarias Moussaoui después de ser arrestado por el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS).
EFE

El jurado, que ya le había encontrado culpable, tenía que decidir entre una condena a pena de muerte, tal y como había pedido la acusación, o una cadena perpetua, solicitada por la defensa.

El veredicto no fue unánime

Para condenar a alguien a la pena de muerte se necesita un veredicto unánime y en este caso no lo fue.

Los nueve hombres y tres mujeres del jurado habían decidido en la primera fase del juicio que Moussaoui debía ser condenado a la pena capital, al considerar que sus mentiras a la Oficina Federal de Investigación (FBI) sobre los planes terroristas ocasionaron la muerte de al menos una persona.

Su veredicto será transmitido a la jueza encargada del caso, Leonie Brinkema, quien este  jueves, tiene previsto emitir la sentencia.

Moussaoui, de 37 años y nacionalidad francesa, aunque de origen marroquí, fue detenido en agosto del 2001, días antes de los atentados del 11 de septiembre, por infracciones a las leyes de inmigración.

Posteriormente, fue inculpado por su implicación indirecta en los atentados más sangrientos de la historia de EEUU, que causaron la muerte de cerca de 3.000 personas en las Torres Gemelas de Nueva York, el Pentágono y un campo de Pensilvania.

El veredicto final llega tras cuatro años de procedimientos legales y un juicio para decidir la sentencia de seis semanas de duración.

La defensa había sostenido en sus argumentos finales que Moussaoui debía ser sentenciado a cadena perpetua para evitar darle la satisfacción de convertirse en un mártir, como parece que ha sido su intención a lo largo del proceso.

Por su parte, la acusación había pedido la pena capital con el argumento de que no hay sitio en el mundo para una persona como él.

Durante el proceso, el acusado prácticamente ni se inmutó, aunque en varias ocasiones asintió con la cabeza cuando los abogados comentaban su falta de remordimientos, algo que confirmó el propio Moussaoui en una de sus dos comparecencias en el juicio.

En la otra aseguró que tenía previsto secuestrar un avión el 11 de septiembre del 2001 y estrellarlo contra la Casa Blanca, cuando durante mucho tiempo había negado cualquier participación directa en los atentados.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento