La Unión de Consumidores de Aragón (UCA) ha opinado que "urge" aprobar una regulación para los gimnasios, "inexistente" hasta la fecha "a pesar de su creciente actividad y de la gran aceptación entre los usuarios".

La UCA ha precisado en un comunicado que los gimnasios tienen dos temporadas álgidas al año, una, la celebración del nuevo año que se alarga hasta la llegada del verano, y otra coincidiendo con el final de las vacaciones y la vuelta al colegio, en los meses de septiembre y octubre.

Esta organizaciones de consumidores ha explicado que actualmente en los gimnasios "se aplican las normas generales para los establecimientos comerciales, la normativa general para las instalaciones públicas o la de la accesibilidad a centros públicos, que en el caso del Ayuntamiento de Zaragoza cuentan con ordenanza propia".

Así, si el gimnasio tiene piscina, este servicio se regula de acuerdo a las condiciones higiénico sanitarias de las piscinas de uso público establecidas, ha comentado la UCA.

Por eso, y ante el "vacío legal" que se produce respecto a las actividades específicas de un gimnasio, esta organizaciones de consumidores ha solicitado un reglamento regulador de los gimnasios y sus actividades, que recoja, entre otros aspectos, los relativos a la seguridad de los usuarios.

Concretamente, que el usuario que acuda por primera vez al centro lo haga con un certificado médico o que el propio establecimiento tenga un servicio médico para ejecutarlo; un profesional del deporte titulado; y un monitor en cada sala para vigilar que los practicantes hagan uso de los aparatos adecuadamente y para que no dañen su salud.

Además, la obligación de realizar una puesta a punto de los nuevos usuarios a base de ejercicios cardiovasculares, al menos durante los dos primeros meses, "para potenciar paulatinamente el riego sanguíneo que les permita realizar, más adelante, ejercicios más pesados sin riesgo".

Asimismo, no permitir que los niños hagan uso de las instalaciones para, por ejemplo, hacer ejercicios de musculación, ya que ellos "deben practicar otro tipo de ejercicios apropiados a su edad, como natación o artes marciales, y siempre bajo la atenta mirada de un monitor o en presencia de una persona mayor".

También sería "muy recomendable", según la UCA, que los gimnasios ofrecieran un seguro médico, aparte del obligado seguro a terceros, y que todos los gimnasios contaran con un gabinete médico que proporcionara consulta y primeros auxilios.

La Unión de Consumidores de Aragón propone, igualmente, que se inspeccione periódicamente el funcionamiento de los aparatos para comprobar su perfecto funcionamiento y que las instalaciones estén provistas de todas las medidas de seguridad reglamentarias exigidas para los recintos públicos, como extintores o salidas de emergencia homologadas y perfectamente indicadas.

Consejos al usuario

La UCA ha ofrecido varios consejos a los usuarios hasta que la regulación que reclaman "sea una realidad", como informarse del costo final, de la modalidad de pago y leer detenidamente la letra pequeña del contrato antes de contratar los servicios de un gimnasio.

Asimismo, exigir todo lo que le hayan ofrecido en el folleto informativo o publicitario respecto a horarios, clases, servicios y pedir la información por escrito y guardarla para exigir su cumplimiento.

La UCA recomienda también leer despacio las condiciones contractuales duración del mismo y preguntar lo que no se tenga claro hasta que se entienda, en cuanto a número de clases a las que tiene derecho por ese precio o en cuanto a condiciones de rescisión de contrato.

También aconseja preguntar por el grado de formación de monitores y entrenadores, primando aquellos centros que cuenten también con especialistas en medicina deportiva y que sometan a los clientes a un examen médico previo antes de iniciar las primeras sesiones.

Además, propone al usuario que compare instalaciones, servicios y precios de distintos centros; compruebe el estado de los aparatos y maquinaria y revise la limpieza del recinto en general y en particular de los servicios higiénicos, del estado y del número de duchas, de los suelos antideslizantes o del sistemas de ventilación.

Finalmente, recomienda al usuario informarse de sus derechos y deberes y visitar al médico antes de iniciar una practica deportiva "por si ésta supusiese alguna contraindicación para su salud".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.