Bolsa madrileña
Un inversor sigue la evolución de las cotizaciones en los monitores dispuestos para ello en el parqué madrileño. Juanjo Guillen / EFE

Tras los negros pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI), que alerta del riesgo inminente de una nueva recesión económica mundial, las Bolsas españolas y europeas se han contagiado del pesimismo y han cerrado con una caída generalizada superior al 4%.

El principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35, perdía al cierre un 4,69%, su tercera mayor caída del año bajando casi 400 puntos y a punto de llegar los 8.000. El Ibex lleva perdido este año cerca de un 17%. La prima de riesgo española ha subido hasta los 341 puntos.

En un día sin referencias a Wall Street, donde este lunes es festivo, Alemania encabezaba las caídas con un 5,28%. Le seguía Italia, en rojo con un 4,83%. Casi pareja cerraba París, en un 4,73% rojo. De las grandes plazas, el Fotsie ha experimentado el resultado menos malo: una bajada del 3,58%.

El sector bancario ha sido el más castigado, con caídas espectaculares del Deutsche Bank -una de las entidades financieras que además están en el punto de mira de las autoridades estadounidenses por la burbuja inmobiliaria- del 8,859%, seguida de Société Générale, con el 8,64%, y de ING, con el 8,52%. Los españoles Santander y BBVA se han desplomado un 5,94% y 5,79%.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha advertido que la banca europea necesitaría unos 200.000 millones de euros para recapitalizarse. El índice Nikkei de Tokio terminó con un caída del 1,86% en medio de la depreciación del euro frente al yen y los nuevos temores a una recesión en EE UU. En el mercado de divisas, el euro se mantenía por debajo de 1,42 dólares (1,414).

La prima de riesgo se dispara

A estos malos resultados se unía la escalada de la prima de riesgo, la diferencia que un país debe pagar para endeudarse a 10 años respecto a Alemania. En el caso español llegaba a los 341, el nivel más alto desde que el 5 de agosto el Banco Central Europeo decidiera comprar deuda soberana de España e Italia. Ese día llegó a superar en momentos puntuales los 410.

El otro país mediterráneo sospechoso, Italia, observaba como su prima escalaba a los 370 puntos básicos. En los intervenidos, Grecia rozaba los 1.700 puntos básicos, Portugal se situaba en 881, y la de Irlanda alcanzaba 683.

Inversión del BCE

Las tensiones en los mercados secundarios de deuda han pasado por encima del notable incremento de las compras de deuda del BCE, que la semana pasada duplicó el volumen de su adquisición de deuda pública de la eurozona.

En concreto, la institución presidida por Jean Claude Trichet invirtió la semana pasada 13.305 millones de euros en la adquisición de deuda soberana de los países de la eurozona, lo que supone un total de 129.000 millones de euros desde mayo de 2010.

De este modo, el BCE ha duplicado el volumen de sus compras de bonos soberanos respecto a la semana pasada. Se habrían centrado nuevamente en deuda de España e Italia.

Durao Barroso trata de tranquilizar

Pese a que el presidente de la Comisión Europea (CE), Durao Barroso, intentaba este lunes tranquilizar a los mercados al asegurar que Europa crecerá de forma modesta pero sin caer en una recesión, los inversores reaccionaban de forma excesiva, según indica el departamento de análisis de Bankinter, a los decepcionantes indicadores macroeconómicos más recientes.

Los expertos confían en que el próximo jueves el Banco Central Europeo (BCE) mantenga sin cambios los tipos de interés en la zona del euro y renuncie a aplicar la que sería la tercera subida del año, al tiempo que exprese un compromiso más firme en la compra de bonos de países como Italia y España.