Piqué: "El Estatuto nos devuelve a lo peor de los siglos XIX y XX"

El presidente del PP en Cataluña, Josep Piqué, acusó hoy a la clase política catalana de "no querer ver la auténtica realidad de una Cataluña plural en todos los sentidos" y de querer construir una Cataluña "virtual, que tiene más que ver con los sueños de algunos que con las aspiraciones reales de los ciudadanos".
Josep Piqué, durante su intervención hoy en el Senado.
Josep Piqué, durante su intervención hoy en el Senado.
J.J. Guillén/EFE

Piqué, durante su intervención en la Comisión General de las Comunidades Autónomas del Senado para defender el veto planteado por el PP al Estatuto de Autonomía de Cataluña, parafraseó así al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, quien aseguró previamente que España perderá "si se niega a ver la realidad".

"Cataluña está ya perdiendo, porque se está negando a ver la realidad", indicó el dirigente del PP, quien justificó el veto de su Grupo "pensando en Cataluña y en España".

Falta del respeto del Gobierno

Josep Piqué criticó la no asistencia al debate de hoy del Gobierno, al considerar esta ausencia como "una absoluta falta de respeto" al Parlamento de Cataluña, a la Comisión General de las CCAA y al propio Senado.

Por este motivo, ironizó sobre aquellos a quienes "se les ha ido llenando la boca con la necesidad de reformar el Senado para que sea una auténtica Cámara de representación territorial", incluido el Gobierno, "y cuando llega la hora de la verdad no aparecen", lo cual consideró "una auténtica vergüenza".

Se rompe el espíritu de la Transición

Según Piqué, el texto estatutario de Cataluña "introduce división y se pierde el consenso", y precisó que el mismo "rompe el espíritu de la transición, que viene dado porque las Cortes Generales deciden que, a partir de 1978, las instituciones políticas iban a ser de todos y no dependían de la alternancia".

En su opinión, con este Estatuto "hemos vuelto a la historia nefasta del constitucionalismo español de finales del siglo XIX y primera mitad del XX , en la que las constituciones siempre eran de los que mandaban y, por definición, se excluía a los que no estaban en el poder".

Qué clase de disparate político es éste

Indicó que ahora, "para tapar lo que están haciendo, ya han hecho lo mismo en Andalucía", y se preguntó "" y si cuando cambien las mayorías políticas "volveremos de nuevo a lo de antes".

Josep Piqué consideró éste "un pésimo negocio" y lo definió como "una nefasta mezcla de nacionalismos y oportunismos tácticos de un Gobierno débil que ha aceptado determinadas cosas que en ningún momento ningún Gobierno planteó porque le parecía inimaginable".

¿Dónde está el "clamor"?

Piqué emplazó al presidente catalán, Pasqual Maragall, al referéndum catalán, para ver "si esto es un clamor o no".

El dirigente del PP precisó que "yo no lo percibo como tal", y le reprochó que en su intervención dijese que a partir de la aplicación del Estatuto "el único referente gubernamental en Cataluña va a ser el Gobierno de la Generalitat".

"Verde y con asas", señaló Piqué, quien interpretó que eso, en la práctica, es "echar a la administración general del Estado de cualquier ámbito de actuación en el territorio de Cataluña".

Para Piqué, de este proyecto se traduce "una desconfianza hacia la sociedad civil, el libre mercado, la igualdad de oportunidades y un cierto ataque a la autonomía de la sociedad civil por parte del poder político".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento