Fiscalía pide penas que suman 14 años para una pareja de hosteleros por vender 'coca' en su bar

Fiscalía de Valladolid solicita penas de siete años de prisión para el matrimonio compuesto por Jesús V.R. y María Concepción M.P, que será juzgado en la Audiencia Provincial acusado de dedicarse al tráfico de cocaína desde el bar que regentaba en 2011 en el barrio de La Rondilla.

Fiscalía de Valladolid solicita penas de siete años de prisión para el matrimonio compuesto por Jesús V.R. y María Concepción M.P, que será juzgado en la Audiencia Provincial acusado de dedicarse al tráfico de cocaína desde el bar que regentaba en 2011 en el barrio de La Rondilla.

En su escrito de calificación, la acusación pública, amén de siete años de prisión para cada uno, solicita el pago de multas por importe de 2.600 euros y el cierre del establecimiento, el bar 'Taiga', sito en la calle Poesías, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El matrimonio compuesto por Jesús y María Concepción, el primero vallisoletano de 57 años y la segunda leonesa de 59, fue detenido en la tarde del pasado día 28 de marzo del presente año, a raíz de las investigaciones realizadas por la Policía Nacional al tener conocimiento, por manifestaciones vecinales y los contactos con algunos consumidores, de que el establecimiento registraba un trasiego de personas con aspecto de toxicómanos.

Así, el día de autos la policía se desplazó hasta el local y observó cómo del mismo salía un joven, a quien al darle el alto comenzó a correr no sin antes arrojar al suelo un envoltorio de plástico de colores blanco, rojo y verde que contenía 0,08 gramos de cocaína.

Ante ello, los agentes optaron por inspeccionar el interior del bar, en cuya cocina, y dentro de un bote verde, los funcionarios encontraron 17 envoltorios de cocaína, con un peso de 13,1 gramos, preparados para su venta, así como otro más en el pantalón del hombre, con un peso de 0,7 gramos, junto con 1.400 euros y 67 cartuchos de diferentes calibres y ocho vainas percutidas.

Durante la intervención, el acusado, de forma espontánea, aseguró que tenía tres gramos más de cocaína en su domicilio, situado en Herrera de Duero, con lo que los funcionarios se desplazaron hasta allí y la hija del hostelero les hizo entrega de tres envoltorios de plástico que contenían 2,43 gramos de la misma sustancia.

La droga intervenida al matrimonio, casi 17 gramos de cocaína, habría alcanzado en el mercado ilegal un valor superior a los 1.300 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento