Felicidad del PP
De izquierda a derecha, Alberto Ruiz Gallardón, Javier Arenas, Esperanza Aguirre, María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy. Javier Lizón / EFE

Las comunidades de Castilla-La Mancha, Madrid, Extremadura y Navarra inauguran estos días una política de recortes, anunciada por el PP, que pretende adelgazar la administración sin tocar los impuestos.

Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha ha sido la primera comunidad en anunciar un recorte de cerca del 20% de los Presupuestos Generales de la región para 2012, y su presidenta, María Dolores de Cospedal, ha prometido a cambio de ello no subir los impuestos, por lo que el coste, aseguró, será "cero" para los ciudadanos.

Mientras otras comunidades, como Castilla y León, han avanzado que no aplicarán recortes equiparables a los de Castilla-La ManchaLa mayor partida de recortes en Castilla-La Mancha será en infraestructuras e instalaciones sanitarias, que alcanzará 400 millones.

El ajuste de Cospedal ha sido respaldado ampliamente por el líder del PP, Mariano Rajoy, que ha asegurado hoy que el plan presupuestario de Castilla-La Mancha "supone sembrar hoy para recoger mañana" y que España crezca en el futuro.

Madrid

En Madrid, los recortes están destinados a Educación, después de que su presidenta, Esperanza Aguirre, anunciara el aumento de horas lectivas para los profesores de secundaria de los centros públicos, lo que supondrá, según los docentes, que se prescinda de unos 3.000 contratados.

La impopularidad de la medida entre los profesores de secundaria de Madrid ha provocado que los sindicatos hayan convocado para el próximo día 14, coincidiendo con el comienzo de las clases, una jornada de huelga en los institutos.

Extremadura

Desde Extremadura, su presidente José Antonio Monago, ha anunciado que la próxima semana dará a conocer "el recorte sustancial" que sufrirán los presupuestos de la comunidad para 2012, ya que las cuentas "tienen que cuadrar, pero no a martillazos" porque no se van a "inflar partidas de ingresos a sabiendas de que no se van a ingresar".

Navarra

Por su parte, la presidenta del Gobierno Foral, Yolanda Barcina, ha presentado una batería de medidas para generar empleo y reducir el gasto público, entre ellas el inicio de las obras del TAV y la supresión del Consejo Audiovisual de Navarra (CoAN), que han contado con el apoyo del PSN y el PP. Las medidas anunciadas por Barcina buscan la austeridad y el rigor en la gestión de las cuentas públicas, con el objetivo de lograr el "estricto cumplimiento" del nivel de déficit convenido con el Estado, que se sitúa en el 1,3 por ciento del PIB en 2011.

Castilla y León no los aplicará

Mientras otras comunidades, como Castilla y León, han avanzado que no aplicarán recortes equiparables a los de Castilla-La Mancha, al considerar que se trata de realidades distintas. El portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, ha señalado que la realidad de Castilla y León está alejada de "la herencia envenenada" que en su opinión han dejado los socialistas al Gobierno de Castilla-La Mancha.

"El déficit de Castilla-La Mancha triplica al de Castilla y León, su deuda duplica la nuestra y su tasa de paro no tiene nada que ver", ha precisado De Santiago-Juárez.