El barrio de San Pedro Regalado sufre otra vez los malos olores

Los vecinos achacan el hedor a la actividad de una fábrica de sebos del camino de Palomares, cerca de sus casas.
Hacía tiempo que los vecinos de San Pedro Regalado no sufrían malos olores de forma tan intensa. Sin embargo, ayer, a las 9.00 horas, el hedor era insoportable, según confirmó el presidente de la asociación de vecinos,  Carlos Fernández.«Olía a pura mierda, como a animal muerto», describen la mayoría de los vecinos. Aunque no duró mucho tiempo, fue suficiente para cabrear al personal y levantar de nuevo las quejas.

A merced del viento

Son más de 2.200 habitantes y se sienten rodeados. Si el viento viene de un lado, los olores los acechan debido al abono de las fincas agrícolas cercanas que trabajan con purines. Si el aire llega del otro, suele tratarse de Tafisa y Michelin. Y cuando se instala en el barrio el más insoportable de los tufos, todos los vecinos coinciden en señalar como responsable a la fábrica de sebos instalada en el camino de Palomares.

«Hay olores y olores. Los que vienen del Cabildo todavía se pueden soportar, los otros no hay quien los aguante», afirma Jesús, un vecino del barrio.

Vuelta al pasado

El mal olor que se respiraba ayer fue exagerado, aunque  llevaban mucho tiempo sin sufrirlo. Quizá porque la fábrica de sebos ha rebajado su producción en esa factoría. «Antes entraban camiones a todas horas, trabajaban hasta de noche.  Ahora, la empresa tiene otra planta y en ésta no trabajan tanto», confirma un vecino de la parcela en la que se ubica la empresa.

Dinos... ¿a qué huele tu barrio?

Cuéntanoslo en...

e-mail nosevendevalladolid@20minutos.es

correo Santiago, 28, 3.º B o en www.20minutos.es

Problema viejo, frente común

El mismo problema comparten los barrios Belén y Hospital, que ya comunicaron su malestar al Ayuntamiento. Es una situación que se arrastra desde hace más de cinco años. Los servicios de Medio Ambiente aseguran que este año todavía no han recibido ninguna queja formal y que el vacío legal en este tipo de situaciones no les deja mucho margen para actuar.

Un problema de olfato

Antonio Bragado. Propietario del quiosco de San Pedro

«Ayer, a las 9.00 horas, era insoportable. Fue sólo un rato, pero los vecinos no paraban de quejarse. Hay días que el olor es muy intenso, como a animal muerto. Suele ocurrir, sobre todo, a primera hora de la mañana y algunas noches».

Pilar González. Vecina de la plaza Carmen Ferreiro

«Por la mañana, por la noche, a todas horas. Y en verano el problema es mayor. Yo, además, tengo cuatro contenedores bajo mi balcón que el Ayuntamiento no limpia nunca. Me dijeron que lo harían y llevo un año esperando».

Graci Santos. Vecina del camino del Cementerio

«Hay días que es terrible. Ahora ya no tanto, pero vamos, que cuando sueltan lo que sea, huele a mierda pura. Pasa cada cierto tiempo… Muchos días abro las ventanas por la mañana, para ventilar, y las tengo que volver a cerrar».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento