La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ha presentado este viernes en Santander el primer libro en español sobre muñecas japonesas, que ha sido escrito íntegramente por la artista de origami (plegado de papel para hacer figuras) Ana Romero, conocida como Origlam.

En el acto, enmarcado en el 'Taller de muñecas japonesas de papel. Washi ningyo', han intervenido la autora del libro, Origlam, y la vicerrectora de Cursos Cortos y Extensión Universitaria de la UIMP, Mª Cruz Díaz, que ha destacado la importancia de esta obra con la que la institución académica quiere rendir homenaje a las víctimas del terremoto de Japón de marzo de 2011.

La publicación, que saldrá a la luz en otoño, aborda tanto la simbología de estas muñecas, como su historia y, también, técnicas básicas para poder realizar este tipo de manualidades. Se trata así de un ejemplar con el que los lectores podrán aprender en sus casas a crear muñecas de forma "fácil y sencilla", según ha informado la UIMP en nota de prensa.

Según ha explicado la profesora de origami en la Casa Asia-Madrid, el libro tiene una "amplia" parte de investigación histórica que describe el significado y la cultura social, cultural y religiosa relacionada con las muñecas y, al final, tutoriales, diagramas y ejemplos de cómo realizar cada uno de los tipos básicos de la muñeca tradicional japonesa en papel.

Ceremonia de purificación

Tras la presentación del libro, los alumnos del taller, la directora y la vicerrectora de Cursos Cortos y Extensión Universitaria han celebrado una ceremonia tradicional japonesa, en la que se arrojan al mar las muñecas realizadas por los estudiantes a lo largo de la semana.

Origlam ha expuesto que se trata de una ceremonia de "lavado" llamada 'nagashi bina', a través de la cual "se devuelve" a la naturaleza una pequeña parte de lo "robado" para realizar estos trabajos.

Romero ha apuntado que para llevar a cabo esta acción ceremonial japonesa es necesario un barco de madera "no muy grande", las muñecas que se consideren "más bellas" y flores presentadas en una estructura de pliegue especial para estas ocasiones.

Según Origlam, para la cultura japonesa el barco es un "síntoma de la fortuna", ya que viene del mar "cargado de tesoros".

También, ha comentado que una de las "mayores dificultades" que encontraron a la hora de organizar esta ceremonia fue el "apego a lo material" que se tiene en la cultura occidental y que hace "que cueste tanto desprenderse de algo que ha supuesto tanto esfuerzo".

"Estoy tratando de hacerles ver que guardan dentro de sí la capacidad de crear estas muñecas", ha subrayado la artista, que ha agragado que los alumnos están "fijados en la dimensión física" de la belleza de estos objetos, que "no es fija sino energética" y se lleva "dentro", por lo que se puede recrear "una y otra vez".

Origlam ha hecho hincapié en que "cualquiera" puede realizar este tipo de trabajos, y ha recordado que los caminos artísticos japoneses -como el origami, los bonsáis, la caligrafía o el ikebana- son accesibles para todo el mundo, debido a la concepción del arte que tienen los japoneses, que creen que "si no es para todos, no se trata de arte".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.