El portavoz del Gobierno de Canarias, Martín Marrero, ha afirmado este viernes que el Ejecutivo regional cree que la reforma constitucional aprobada por las Cortes "se ha quedado corta" y recordó que el presidente Paulino Rivero solicitó que se aprovechara la tramitación para recoger en la Carta Magna las singularidades del archipiélago.

El Pleno del Congreso ha aprobado la reforma del artículo 135 de la Constitución para incluir el principio de estabilidad presupuestaria con los votos a favor de los grupos proponentes, PSOE y PP, a los que únicamente se han sumado los dos diputados de Unión del Pueblo Navarro (UPN), como ya sucedió el pasado martes en el debate de toma en consideración.

Marrero expuso en rueda de prensa tras la celebración en Santa Cruz de Tenerife del Consejo de Gobierno que el Tratado de la Unión Europeo reconoce "la lejanía y la insularidad" y puntualizó que éstas no son elementos coyunturales, "sino estructurales".

En esta línea el portavoz del Ejecutivo canario expuso que la Constitución debe reflejar estas "singularidades" al tiempo que añadió la posibilidad de que para que el Estado modifique algún aspecto del Régimen Económico y Fiscal (REF) se necesite el acuerdo de las administraciones canarias "y no sólo un informe preceptivo" como ocurre en la actualidad.

"Se ha desaprovechado una oportunidad", insistió Marrero quien además señaló que espera que el Estado reconozca el "estatus" que sí da al archipiélago la Unión.

Por último, admitió el portavoz que este viernes no se ha discutido en el Consejo sobre la pretensión de Rivero de impulsar un Proyecto de Ley para modificar la Constitución en estos términos, pero que ésta continúa. Señaló que serán los grupos del PSOE y CC quienes impulsen la iniciativa y que el momento obedecerá a la "oportunidad política", es decir, cuando estimen oportuno.