La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ha homenajeado este viernes al "intelectual, crítico y hombre de Estado" Francisco Tomás y Valiente, que defendió la "libertad" hasta el último minuto de su vida, asesinado por ETA en su despacho de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) el 14 de febrero de 1996.

La personalidad "firme y moderada" de Tomás y Valiente ha sido evocada en el Hall Real del Palacio de la Magdalena por el presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes Peces; la presidenta de la Sala Séptima del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega; y el presidente del Tribunal Constitucional, Pascual Sala, entre otros.

Fernéndez de la Vega ha destacado que "edificar con la razón y la tolerancia como instrumentos" son las premisas que esta personalidad "extraordinaria" aplicaba en su trabajo y en su vida diaria. Así, Tomás y Valiente respondía a la vida con sus "principios y valores", que defendía con una "enorme pasión por la justicia", según ha dicho.

Además, Fernández de la Vega ha recordado que Tomás y Valiente enseñó a la sociedad que "el mundo no es perfecto, pero si perceptible" y que "las leyes no puede solucionar todo" pero si ayudar, ideas con las que se ganó "el respeto y la admiración" de sus contemporáneos.

Por su parte, Juanes Peces ha reivindicado que "la democracia no debería ser proclive a las personalidades", pero es "preciso" que "siempre" haya personalidades que sean "ejemplo" para la democracia, como lo es y lo fue Tomás y Valiente, que ayudó a levantar "la convivencia" de la que hoy disfrutan los ciudadanos españoles.

"Abierto espíritu de tolerancia y hombre de palabra", así ha definido Juanes Peces a Tomás y Valiente, un hombre que supo "encarnar los valores del Estado social y democrático" los cuales defendió hasta su muerte en manos de quienes "no quieren la paz" y pretenden "imponer", a través de la "exclusión", sus "ideas en la vida democrática".

Por otro lado, Sala ha reivindicado que Tomás y Valiente fue el encargado de "instituir" del Tribunal Constitucional (TC), órgano del que fue presidente y miembro plasmando su capacidad de "jurista integral" y el "respecto a los derechos fundamentales" de los ciudadanos, de los que logró "su efectividad".

"guardián" de la constitución

En el homenaje también han intervenido, para recordar "la persona y el legado" del "guardián de la constitución", el jurista y catedrático emérito de Filosofía del Derecho en la UAM, Elías Díaz; el ponente constitucional y rector y fundador de la Universidad Carlos III de Madrid, Gregorio Peces-Barba; los ex presidentes del TC, Manuel Jiménez de Parga y María Emilia Casas.

Díaz, que fue la última persona en hablar con Tomás y Valiente, —de hecho estaba hablando con el por teléfono en el momento de su asesinato a manos de un "sicario" de ETA—, le ha ensalzado como "un intelectual crítico" a quien consiguieron silenciarle la voz". Así, ha relatado como el 14 de febrero del 1996 tuvo "la desgraciada fortuna" de estar hablando con "Paco" por teléfono, de despacho a despacho de la UAM, para "asistir a sus últimas palabras".

La última frase de Tomás y Valiente fue "tenemos que hablar", según Díaz, que le contestó "ahora voy a tu despacho". En ese momento, comenzó a oír unos "ruidos secos y rudos", que "jamás" pensó que fuesen disparos, y que convirtieron "una mañana pacífica en una mañana rota por el crimen de un sicario de ETA".

Por otro lado, Peces-Barba ha considerado que Tomás y Valiente es "la mejor representación" de "la defensa del Estado de Derecho, la libertad y la democracia", por lo que Jiménez de Parga ha señalado que "las generaciones futuras deben conocerle", ya que él trabajó por "la convivencia libre de los españoles".

En recuero a esta persona de "gran capacidad dialéctica", Casas ha incidido en que el TC es una "institución muy especial" en la que "siempre se está mirando al futuro" y para ello se habla del "presente y pasado" recordando la figura del "intelectual y maestro" Tomás y Valiente.

El segundo presidente del TC tenía "un sentido institucional que marcaba su persona", según ha recordado Casas, una característica que se unía a "su personalidad arrolladora y su alegría luminosa".

Renovación del tc

Además, Casas ha indicado que Tomás y Valiente criticaría el que el TC "no se renueve", un hecho con el que "la calidad democrática desciende al no cumplir con la Constitución", por lo que ha asegurado que consideraría que sin renovar "la institución no está en su sitio", al igual que lo criticó cuando él dejó el TC y éste no se renovó en seis meses.

Por otro lado, también han intervenido el periodista y consejero delegado de PRISA, Juan Luis Cebrián; el vicepresidente de Caja Madrid y ex rector de la Universidad de Alcalá de Henares, Virgilio Zapatero; el rector de la UIMP, Salvador Ordóñez; el presidente de la Confederación de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) y rector de la Universidad de Cantabria, Federico Gutiérrez-Solana; y el vicepresidente de la Fundación Instituto de Cultura del Sur, José Manuel Gómez.

Cebrián ha destacado la "lucha por la libertad de expresión" que realizó Tomás y Valiente, con lo que se convirtió en "un liberal progresista" que demostró que era el que "más creía en la democracia y en los derechos individuales".

A este respecto, Cebrián ha recordado que "insistía en que no existe el derecho absoluto", ya que, aunque era un "arduo" defensor de la libertad de expresión, ésta "ataca a otros derechos" constitucionales -honor o intimidad, entre otros—, pero es "imprescindible para el desarrollo libre de la sociedad".

Además, este "defensor del Estado libre, democrático y capaz de vertebrar la vida social" también reivindicaba que "solo un buen ejercicio de la justicia podía garantizar el ejercicio de las libertades".

Zapatero le ha definido como una "autoridad intelectual, política y moral", a lo que Ordóñez ha añadido que era un jurista "importante, quizás el más importante" de la Transición Española".

Por su parte, Gutiérrez-Solana ha señalado que Tomás y Valiente era "consciente de la deshumanización de los valores" que consigue la "violencia" y con lo que "se destruye la convivencia", por ello el defendía "el significado de importancia de la palabra" como medio para conseguir esa convivencia.

Finalmente, Gómez ha recordado que Tomás y Valiente contribuyó a crear "un Constitución con mayúsculas", con la que ha creado "un espacio de concordia" para los ciudadanos, que han de considerarle como "una persona esencial".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.