El Ejecutivo regional ha tomado conocimiento de las actuaciones llevadas a cabo por la Consejería de Sanidad y Política Social con motivo de los traslados de personas mayores a diferentes residencias de la Región que tuvieron que realizarse tras los terremotos registrados en Lorca el pasado 11 de mayo. La Comunidad destinó a esta línea de actuación un total de 388.000 euros.

La Consejería contrató por el procedimiento de emergencia la reserva de un total de 109 plazas para personas mayores procedentes de las residencias lorquinas San Diego y Domingo Sastre, que fueron realojadas en siete centros residenciales de la Región ubicados en Águilas, Cartagena, Murcia, Molina de Segura y Totana.

En concreto, del total de personas mayores afectadas por los realojos, 45 fueron trasladadas a la residencia Nova Santa Ana de Cartagena, 20 a la residencia de pensionistas ferroviarios de Águilas y 16 a la residencia La Purísima de Totana.

Así como 15 a la residencia Virgen del Mar de Cartagena, diez a la residencia San Francisco de Águilas, dos a la de El Amparo de Santo Ángel (Murcia) y una a la de Nuestra Señora de Fátima en Molina de Segura.

La finalidad de esta actuación ha sido garantizar la atención que reciben los usuarios hasta su retorno al centro de origen, explicó la consejera de Sanidad y Política Social, María Ángeles Palacios.

Consulta aquí más noticias de Murcia.