La Fundación Espacios Naturales Protegidos de Andalucía, Andanatura, participa en el proyecto internacional 'EcoSal Atlantis-Ecoturismo en salinas del Atlántico: una estrategia de desarrollo integral y sostenible' para fomentar el turismo basado en el patrimonio cultural y natural de los espacios salineros tradicionales del Atlántico.

Con un presupuesto superior a tres millones de euros, confinanciado con fondos Feder, se trata de un proyecto de cooperación transnacional europea en el marco del Programa Interreg IV 'Espacio Atlántico 2007-2013', según ha informado la Consejería de Medio Ambiente a Europa Press. En el mismo participan junto a la Fundación Andanatura, entidad homologada por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) para expedir Certificados de Cumplimiento según las normas de la marca 'Parque Natural de Andalucía' de la Consejería de Medio Ambiente.

En este proyecto participan junto a la Fundación Andanatura doce socios de cuatro países como España, Francia, Portugal y Reino Unido, entre los que se encuentran, la Diputación Foral de Álava, la Asociación cultural de Amigos de las Salinas de Interior, la Bournemouth University, la Universidade de Aveiro, la Cámara Municipal de Aveiro, la Cámara Municipal de Rio Maior y la Cámara Municipal da Figueira da Foz.

El proyecto gira en torno a tres actividades clave que comprometen el desarrollo turístico de las salinas del Atlántico, 'Patrimonio', 'Desarrollo Territorial' y 'Biodiversidad y Turismo de Naturaleza'. Partiendo de la base de un patrimonio compartido, que tuvo un papel relevante en la historia marítima de la Europa Atlántica, se potencia el desarrollo sostenible y conjunto de las salinas Atlánticas mediante la puesta en marcha de una ruta.

De entre las diferentes acciones a desarrollar destaca la puesta en marcha de la Ruta 'Sal Tradicional Ruta del Atlántico', auténtico eje vertebrador de las acciones del proyecto.

En este sentido, ha resaltado que Andalucía conserva "un rico patrimonio salinero en el que coexisten instalaciones centenarias con las más modernas", espacios en los que conviven hombre y naturaleza a lo largo de paisajes espectaculares en una de las regiones europeas con mayor biodiversidad.

El programa 'EcoSal' tiene el objetivo de poner en valor el patrimonio salinero andaluz, promoviendo el desarrollo sostenible en estas zonas y potenciando actividades como el ecoturismo. A diferencia de otros países y regiones con yacimientos de sal gema, la obtención de sal en Andalucía se ha sustentado en técnicas de evaporación.

Producción andaluza

Las principales salinas de Andalucía en cuanto a producción de sal están situadas en las marismas del Odiel (Huelva), en Sanlúcar de Barrameda, El Puerto de Santa María y San Fernando (Cádiz) y en el Cabo de Gata (Almería).

La cuota de producción andaluza representa al 11,5 por ciento de la nacional y el 30 por ciento del total de sal marina. En la zona atlántica andaluza hay catalogadas 114 salinas; en concreto 78 en Cádiz —ocho de interior, 70 litorales, de ellas 13 están en uso para producción de sal y dos para cultivos marinos; 21 salinas en Huelva —todas litorales, cuatro produciendo sal y tres dedicadas a cultivos marinos—; y doce en Sevilla.

Las salinas andaluzas albergan una amplia variedad de animales y plantas de origen marino. Las aves son los habitantes más abundantes en las salinas, ya que éstas les proporcionan un ámbito idóneo para la reproducción. Además, en Andalucía confluyen dos vías de vuelo migratorio, por lo que las salinas andaluzas les proporcionan un hábitat idóneo para la alimentación y el descanso durante la migración.

Andalucía alberga algunos de los humedales costeros más importantes para la reproducción de aves acuáticas en Europa, las marismas de Doñana, del Odiel o la Bahía de Cádiz. Por ejemplo, ha indicado que "más de la mitad de los efectivos reproductores de avoceta y chorlitejo patinegro en España crían en las salinas andaluzas, y otras especies tan emblemáticas como el flamenco o la espátula crían en la región en salinas que han sido abandonadas o adaptadas para otros usos".

Colaboración de 4 SALINERAS

En los últimos meses se han firmado acuerdo de colaboración con cuatro salineras andaluzas para el desarrollo de este proyecto. En este caso, el Centro de Recursos Ambientales 'Salinas de Chiclana' (Cádiz) ofrece una posibilidad única de conocer de cerca cómo funcionaba una salina tradicional así como algunos oficios antiguos relacionados con esa actividad que ya casi ha desaparecido. En sus excelentes instalaciones situadas en la antigua salina de Santa María cuenta también con un observatorio de aves donde se puede apreciar en todo su esplendor la belleza del paisaje del Parque Natural Bahía de Cádiz.

En plena Sierra de Grazalema, las salinas de Hortales, en el municipio gaditano de Prado del Rey se encuentra una de las pocas salinas de interior en pleno funcionamiento. Según investigadores, éstas fueron ya trabajadas por los fenicios y tuvieron su máximo esplendor en época romana, dando sal también en la Edad Media.

Las Salinas de San Vicente, en San Fernando (Cádiz), se encuentran ubicadas en el seno del Parque Natural Bahía de Cádiz, siendo una de las más antiguas, es la única que permanece activa en el municipio, centro neurálgico de la actividad salinera durante siglos en el sur de España.

Las Salinas de Isla Cristina (Huelva) se remontan a la época romana, utilizadas para la conservación del pescado fueron en sus orígenes la industria más característica de la zona. Su mayor esplendor económico fue entre mediados del siglo XIX y mediados del XX, llegando a ocupar un 30 por ciento del territorio de las marismas, siendo en la actualidad mucho menor.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.