Los precios medios de las frutas y hortalizas durante la campaña agrícola 2010-2011 han experimentado una caída del once por ciento, según ha adelantado la consejera andaluza de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, quien ha destacado la "importante repercusión" que en el valor final de la producción hortofrutícola ha tenido un "especialmente malo" mes de junio debido a las consecuencias derivada de la alerta sanitaria activada en Alemania por un brote de 'E.coli'.

"No vamos a cerrar un buen año como nos hubiese gustado y esperamos que no se vuelva a repetir", ha subrayado Aguilera, quien ha entregado en Almería este viernes a agricultores y organizaciones de productores un total 78 resoluciones de ayudas por la crisis del pepino por un valor de 2,3 millones de euros.

Así, ha advertido de que el descenso en un once por ciento en los precios medios que perciben los agricultores por sus productos requiere la "toma de medidas" en el seno tanto de la UE como del Estado español para que, en este tipo de situaciones, se limiten los márgenes comerciales de la gran distribución y ha abogado por estudiar la "fórmula" que Francia ha aplicado este verano la caída del valor del melocotón y la nectarina.

"Hay que tomar medidas y estamos en el momento oportuno ante la reforma de la Política Agraria Común (PAC)", ha trasladado al tiempo que ha anunciado que la intención es elevar ante la Asociación Internacional de Productores de Frutas y Hortalizas una propuesta para que la Comisión Europea estudie la posibilidad de condicionar los márgenes comerciales de la gran distribución a los precios en origen.

Para Aguilera, quien ha apuntado que el descenso de precios no es achacable solamente a la fórmula implementada en Francia en esta línea, es una "experiencia en la que resulta interesante ahondar", ya que, según ha añadido, "no se puede dejar a los agricultores al albur de los mercados sin que la bajada de precios agrícolas en origen repercuta en el consumidor".

Con respecto a las resoluciones de ayudas articuladas para restituir "buena parte de las pérdidas económicas" sufridas por los agricultores con motivo de la acusación errónea de las autoridades alemanas que desencadenó la crisis del pepino, la titular andaluza del ramo ha subrayado la medida excepcional que, en este caso, supone que productores individuales puedan acceder al cobro de estas indemnizaciones. OPFHs

Así, ha instado "por su importancia" a los agricultores a que se integren y agrupen en Organizaciones de Productores para poder percibir todas las ayudas que contempla la Unión Europea. "Hay que intensificar el proceso de organización del sector hortofrutícola, cuya estructura básica prevista por su Organización Común de Mercado (OCM) es la Organización de Productores de Frutas y Hortalizas. Ello — ha ahondado— implica que los agricultores que no formen parte de dicha estructura puedan perder subvenciones".

Aguilera ha concretado que alrededor de un 50 por ciento de productores no pertenecen a las OPFHs, lo que supone una pérdida de unos "20 millones de euros anuales en ayudas". "Desde la Consejería se viene trabajando con el sector para seguir avanzando en la integración de los productores y que no se pierda ni un euro de las ayudas que habitualmente contempla la UE para las frutas y hortalizas", ha concluido.

La Junta ha iniciado este viernes la entrega en Almería de las resoluciones de ayudas a productores de frutas y hortalizas de la provincia afectados por el brote de E. coli detectado en Alemania, que superan los 47 millones de euros y que ascienden a un total de 871. Según ha aclarado la consejera, las de hoy son las primeras resoluciones mientras que el resto se están entregando por la vía administrativa habitual.

La mayor parte de las ayudas que han entregado en la provincia almeriense corresponden a renuncia de cosecha o cosecha en verde, principalmente de cultivos como tomate y pepino, aunque también hay productores que han solicitado ayudas a otros productos contemplados en el Reglamento, como el calabacín y el pimiento.

En total, se han indemnizado más de 358.000 metros cuadrados de superficie de cultivo y cerca de 33.000 kilos de producto retirado. En conjunto, la provincia de Almería recibirá más de seis millones de euros por retirada de productos —más de 17.000 toneladas—, y más de 41 millones por haber cosechado en verde o renunciado a hacer cosecha, que corresponden a una superficie total de 1.957 hectáreas.

Consulta aquí más noticias de Almería.