El presidente del Gobierno riojano, Pedro Sanz, consideró hoy que la reforma de la Constitución es una "emergencia nacional para un tema concreto". Éste, consideró, es frenar la posibilidad de inflar el endeudamiento; algo a lo que la situación económica, vio, ha obligado.

Sanz ofreció un desayuno informativo a la prensa en el que, preguntado por la actual reforma constitucional, aseguró que él se había preguntado a sí mismo si la reforma se hubiese hecho "si estuviésemos en un momento de bonanza económica". El presidente riojano contestó tajantemente que "no".

Para el jefe del Ejecutivo regional si el Gobierno de España hubiese efectuado políticas "que hubieran contribuido a generar confianza en los mercados y en los países de la Unión Europea" no se habría tenido que modificar la Constitución.

Por tanto, dedujo, se trata de una reforma "a la que nos han obligado para corregir la imagen que se ha dado". "Nos han obligado a comprometernos en una Carta Magna, como es la Constitución, a que vamos a ir por la senda de reducir el déficit y el endeudamiento a términos razonables", dijo.

Y es que, añadió, "ha llegado un momento, en agosto, en que nadie nos da dinero y se pone en peligro la viabilidad económica de España". Por tanto, ahora, consideró, "hay que poner en una norma hasta dónde puede llegar el déficit y el endeudamiento; y eso es lo triste y ese es el fracaso, que se tenga que poner por ley no gastar por encima de los ingresos porque eso pone en peligro el bienestar".

Por otro lado, consideró que en la reforma "algunos partidos nacionalistas han querido aprovechar este río revuelto para introducir otras cuestiones que nada tienen que ver y aprovechar de la situación".

"Lo que hemos hecho es una emergencia nacional para tratar un tema concreto y no para añadir cuestiones como la autodeterminación, que nada resuelven ni urgen y que habrá que debatir en otros foros", sentenció.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.