Obras y manifestantes afean la fiesta regional

Poca gente, mucha zanja y algún abucheo. El ex futbolista Alfredo Di Stéfano recibió la medalla de oro de la Comunidad.
Una treintena de vecinos antiparquímetros acudieron al desfile militar de ayer en Sol.
Una treintena de vecinos antiparquímetros acudieron al desfile militar de ayer en Sol.
Jorge parís

Una fiesta deslucida. En la Puerta del Sol sobraban grúas y faltaba gente para conmemorar ayer el Día de la Comunidad de Madrid.

La única ovación general fue la dedicada al ex futbolista y presidente de honor del Real Madrid, Alfredo Di Stéfano, que recibió la medalla de oro de la región.

Entre las otras diez insignias, de plata, destaca la recibida por la vendedora ambulante Encarnación Ortega, que sacó adelante a sus nueve hijos «vendiendo lechugas a la puerta de un mercado».

Dos coronas de laurel, una para los héroes que se levantaron el 2 de mayo de 1808 contra el invasor francés y otra para quienes cumplieron su deber en los atentados del 11 de marzo, dieron el toque solemne a la jornada.

A los sones del flamenco, del himno nacional, del regional y del desfile militar se sumaron las consignas de una treintena de vecinos antiparquímetros, que se situaron frente a la tribuna presidencial portando pancartas reivindicativas.

Entre los 2.000 invitados del Gobierno regional, eran muchos los políticos del PP y pocos los artistas, como Sánchez Dragó, Raúl Sender o Sara Montiel. Todos comieron paella y jamón serrano.

NOTICIAS RELACIONADAS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento