El secretario de Organización del PSdeG, Pablo García, ha admitido este lunes que la reforma de la Constitución pactada entre PP y PSOE puede "no gustar" a muchos miembros de su partido, pero ha asegurado que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha tomado la decisión "pensando en lo mejor para los ciudadanos".

Preguntado en rueda de prensa sobre la reunión que Zapatero mantiene con los secretarios generales de las distintas comunidades y con el Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, García ha incidido en que el convencimiento de su jefe de filas a nivel federal es que "contribuirá a salvaguardar y proteger" los servicios públicos de carácter social.

"Aunque a nadie de entrada le gusta, y menos a los socialistas, si hay que elegir entre eso o cerrar hospitales y colegios, sin duda, me quedo con la reforma", ha enfatizado García, para quien las medidas "tienen que ser acordes con los momentos de dificultad" que está atravesando el país.

Cuestionado acerca de la conveniencia de convocar un referéndum, ha insistido en que "si hay que tomar" esta decisión es "porque las circunstancias lo exigen". "En otro momento, a nadie se le ocurriría hacerlo así, pero las circunstancias son las que son", ha remarcado, para dejar claro que la reforma constitucional no busca "lo mejor para el PSOE" sino para la ciudadanía.

Finalmente, ha enmarcado esta iniciativa en un contexto más amplio de reformas. "Si nos plantearan esta medida hace unos años, seguramente a muchos no nos gustaría, pero tampoco a los socialistas nos gustó rebajar el sueldo a los funcionarios", ha alegado Pablo García.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.