Tim Cook
Fotografía sin fechar cedida por Apple en la que aparece Timothy D. Cook. Apple / EFE

El nuevo líder de Apple, Tim Cook, se enfrenta al reto de emular el éxito de su predecesor, Steve Jobs, cosa que no conseguirá si se limita a lanzar nuevas y mejoradas versiones del iPhone o del iPad.

El nuevo presidente ejecutivo de Apple necesita un producto revolucionario para mantener el nivel dejado por Steve Jobs y este nuevo producto podría ir destinado a revolucionar los salones de los hogares a partir de 2013, según han aventurado analistas y expertos de la industria.

Se trata de la Apple TV (un pequeño aparato lanzado en 2006 que conecta un televisor a Internet y permite el alquiler de películas entre otros servicios) como un pasatiempo, pero se trata también de uno de esos escasos traspiés en el ascenso meteórico de Apple.

La gran pelea será la de conquistar los salones de la gente Si Cook pudiera tener éxito donde Jobs ha fallado, acallaría los rumores respecto a si posee la necesaria capacidad visionaria para dirigir a Apple, más allá de sus habilidades operativas, ampliamente reconocidas. "La televisión es una ausencia obvia en la línea de productos de Apple", asegura John Jackson, de CCS Insight. "Existe presión para una constante innovación, pero Apple atraviesa un momento tan bueno ahora que no necesita renovar la pantalla para películas o la televisión", agregó.

Bajar programación desde Internet a los televisores ha sido considerado durante mucho tiempo como la próxima gran apuesta para las compañías de tecnología de consumo, pero ninguna ha logrado hasta el momento desarrollar un producto que sea suficientemente atractivo y novedoso.

Tim Cook y Apple (empresa valorada en 350.000 millones de dólares) podrían estar saltando a un terreno en el que ya juegan Microsoft, Google, Sony y Samsung. "El Santo Grial es el salón de cada hogar" comenta David Rolfe, de Wedgewood Partners, que destina el 9,5% (unos 1.000 millones de dólares) de su cartera de inversión a Apple. "Se meterán allí sólo si pueden fabricar un producto significativamente mejor a los que existen actualmente", explicó.

Rumores e incertidumbre

Todavía no queda claro, ni mucho menos, lo que Jobs -y ahora Cook- intenta hacer en el terreno televisivo. Hay continuos rumores acerca de que Apple podría incluso producir una televisión propiamente dicha para proveer de contenidos a una hipotética iTV.

El mercado actual ofrece una confusa gama de opciones: desde vídeo que puede verse online a través de consolas como la XBox 360, de Microsoft, hasta televisores en los que Google se asocia con Sony, Samsung y otros.

El carisma y el poder de negociación de Jobs fueron cruciales para el lanzamiento de iTunes Los analistas estiman que Apple tarda alrededor de cinco años para desarrollar completamente un producto nuevo. Por lo tanto, o Jobs ya ha iniciado el camino hacia la televisión, o bien Cook tiene que empezar el proyecto ahora.

El principal obstáculo serían las preocupaciones en la industria del entretenimiento sobre las condiciones potencialmente agresivas en materia de licencias de Apple, y que quedaron de manifiesto en el pasado con las licencias de música y vídeo sobre iTunes. Los ejecutivos dicen que Apple había pedido un 30% de las tarifas de alquiler de iTunes, al que culpan en gran medida de haber asfixiado a la industria musical.

El espectáculo y el negocio

El carisma y el poder de negociación de Jobs fueron cruciales para el lanzamiento de iTunes y la entonces inédita venta de canciones en lugar de discos completos a través de Internet. Cook todavía no ha sido puesto a prueba en ese aspecto, a pesar de su hábil mano para tratar con los socios en la cadena de suministros para la producción de Macs, iPhones e iPads.

"Fue el estatus de estrella de rock de Steve lo que convenció a estos tipos, estaban impresionados con él", afirma un ejecutivo de un importante sello de grabación involucrado en las negociaciones antes del lanzamiento de iTunes. "Sin él, Apple no podría haber conseguido este acuerdo", agregó.

No obstante, existen indicios de que Cook puede llegar a ser igual de duro en la mesa de negociaciones. Peter Misek, de Jefferies, cita el papel protagonista de Cook en el lanzamiento del iPad, y su firme postura este año cuando el terremoto y el tsunami en Japón amenazaron cortar el flujo de componentes y semiconductores desde uno de los mayores productores del mundo.

"Cook fue capaz de duplicar y a veces triplicar las fuentes proveedoras de componentes", dijo Misek. "A la fecha, ningún competidor ha sido capaz de ganar una porción significativa en el mercado de tabletas, y el liderazgo de Cook durante la presentación fue crucial para eso", agregó. Ahora, el ex ejecutivo de Compaq necesita demostrar no sólo que puede ejecutar la visión del jefe y mantener viva la fantástica línea de producción de Apple, sino que también puede dar ese salto intuitivo para decirles a los consumidores lo que quieren.