El número de hipotecas constituidas sobre viviendas en Baleares se redujo un 27,42% en junio en relación a igual mes de 2010, hasta situarse en 1.009 operaciones, según ha informado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con este descenso interanual, las viviendas hipotecadas encadenan cinco meses de caídas en el islas. Sin llegar a los valores del mes de mayo, cuando el número de vivienda hipotecadas se desplomó un 50% en relación al año anterior, en el sexto mes del año el panorama no es mucho mejor, con un descenso en relación al mes de mayo de cinco puntos.

Así, en tasa intermensual (junio en relación a mayo), las viviendas hipotecadas cayeron un 13,91%, al registrar el mes de mayo 1.172 operaciones de compraventa, frente a las 1.009 del mes de junio.

El importe medio de las hipotecas constituidas sobre viviendas alcanzó en el sexto mes del año los 116.050 euros, un 15,5% menos que en junio de 2010, mientras que el capital prestado bajó un 38,7% en tasa interanual, hasta los 117,1 millones de euros, frente a los 191 millones de junio de 2010.

En junio se constituyeron en el archipiélago 1.542 hipotecas sobre fincas rústicas y urbanas (dentro de éstas últimas se incluyen las viviendas), cifra que supone un retroceso del 26,65% respecto a igual mes de 2010, cuando se constituyeron 2.102.

Por otro lado, el número de hipotecas sobre viviendas que sufrieron cambios en sus condiciones fue de 306, con un descenso interanual del 47,6%. Además, en junio se cancelaron registralmente 586 hipotecas sobre viviendas, un 11,75% menos que en el mismo mes de 2010 (664).

Por último, en junio se registraron en Baleares 174 hipotecas constituidas por cada 100.000 habitantes, un 31,8% menos que en igual mes de 2010. El importe medio hipotecado del total de fincas rurales y urbanas ascendió a 125.508, un 14,6% menos.

Por comunidades.

Por comunidades.

El número de fincas con hipoteca constituida por cada 100.000 habitantes fue mayor en Cantabria (395). En junio, ninguna comunidad registró una tasa de variación positiva, al tiempo que las evoluciones más negativas se dieron en La Rioja (-80,8%) y Asturias (-55,1%).

La comunidad autónoma con mayor importe medio hipotecado fue Navarra (185.788 euros). Murcia fue la comunidad que presentó la mayor tasa de variación interanual positiva (61,8%), seguida de Navarra (52,7%).

Las comunidades en las que el número de fincas con cambios en sus condiciones por cada 100.000 habitantes fue mayor fueron Comunidad Valenciana (199) y Murcia (144). Las que tienen mayor número de hipotecas canceladas registralmente por cada 100.000 habitantes fueron Comunidad Valenciana (145) y Murcia y La Rioja (129 cada una).