Un hombre de 33 años y de nacionalidad nigeriana ha muerto esta madrugada tras precipitarse desde un cuarto piso, lo que posteriormente ha originado una trifulca multitudinaria entre diferentes bandas en la zona de Son Gotleu, en Palma, y la Policía.

La trifulca acabó con quema de contenedores y rotura de lunas Tras el suceso -ocurrido sobre las 00.40 horas de este lunes en el número 58 de la calle Tomàs Rullan de Palma- se ha registrado una pelea multitudinaria en la que se han visto involucradas varias personas y que ha producido una serie de desórdenes públicos, como la quema de vehículos y contenedores.

El grupo de homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Baleares se encuentra investigando todos estos hechos y las causas del suceso para determinar si el citado hombre se precipitó de manera voluntaria o ha sido una acción de terceras personas.

Carga policial

La Policía Local ha practicado ya tres detenciones por los altercados raciales que comenzaron cuando la policía se personó en el lugar del suceso. Según fuentes policiales, un grupo de gente "muy nerviosa" rodeaba al fallecido y "todo ha ido derivando en un problema racial", con acusaciones a los agentes de "no detener a los gitanos e ir contra los negros".

Hasta 150 personas se congregaron en la zona y han ido contra la policía con lanzamiento de piedras, insultos y rotura de las lunas de coches estacionados, al tiempo que han llegado a quemar dos contenedores de basura y parcialmente dos turismos. La Policía Nacional tuvo que practicar cargas y hacer uso de material antidisturbios.

En la mañana de este lunes permanece en la zona un retén policial formado por una treintena de agentes de la policía local y nacional que vigilan el lugar para garantizar la seguridad en la zona y evitar que se produzcan nuevos incidentes.