Un total de 6.500 agentes de la Policía Metropolitana (Met) de Londres vigilan, este lunes, la segunda jornada del carnaval de Notting Hill tras un primer día "de mucha tranquilidad". En total, han efectuado ya 170 detenciones por diversos delitos.

El carnaval de Notting Hill arrancó el domingo y es considerado la mayor fiesta callejera de Europa, con sus innumerables puestos de comida caribeña, india, china, la omnipresente cerveza, y los 40 equipos gigantes de música.

Es una de las festividades más multiculturales de la capital británica. Este carnaval fue creado en 1966 por los inmigrantes afrocaribeños residentes en Londres como reacción a la oleada de incidentes racistas de la época y actualmente, mantiene su característico tinte reivindicativo y lúdico.

Primer objetivo: garantizar la seguridad

Este año estas fiestas estarán marcadas por un dispositivo de seguridad sin precedentes, desplegado ante el temor de que pueda haber disturbios como los sucedidos en Londres entre los pasados 6 y 8 de agosto.

La Policía tiene la orden de registrar a todos los individuos "sospechosos"La Policía Metropolitana confirmó que la jornada del domingo, dedicada a los niños, se desarrolló con mucha tranquilidad y que la situación estuvo "controlada", sin que se registraran incidentes destacables.

En total, al final del día se contabilizaron un total de 53 detenciones antes de las 20.00 horas por diversos delitos como posesión de drogas o desórdenes públicos.

Tanto en las ediciones del 2009 como del pasado año se registraron más de 200 arrestos durante las dos jornadas de celebración.

Los actos de la primera jornada terminaron 90 minutos antes de lo habitual, a las 18.00 horas y se espera que en el segundo día de carnaval concluyan a esa misma hora.

Mantener la seguridad de los asistentes a la fiesta, en la que miles de londinenses y turistas celebran el espíritu multicultural de Londres, es el objetivo primordial fijado por la policía, autorizada en esta ocasión a registrar en cualquier momento a individuos considerados "sospechosos" de posesión de armas.

Enorme despliegue policial

El enorme operativo de seguridad se debe a que la gestión de Scotland Yard fue cuestionada por el Ejecutivo británico, que consideró equivocada la primera reacción policial nada más estallar la ola de violencia callejera iniciada en Londres en la noche del 6 de agosto.

Quieren demostrar que la imagen de los disturbios "no es aplicable" a la comunidad caribeñaEntonces, se criticó que la policía llegara a perder el control en varios puntos de la capital, hasta que tres días después, la Met blindó las calles con un despliegue de 16.000 agentes.

El miedo a otro brote de violencia provocó que 5.500 agentes vigilaran el domingo con atención las inmediaciones de Notting Hill y que este lunes 6.500 policías se encarguen de velar por la seguridad pública durante el gran desfile de carrozas que recorrerá, a ritmo de calipso, soca, samba o reggae, las calles de ese barrio.

Además de su destacada presencia en el núcleo del carnaval, otros 4.000 efectivos policiales están operativos en otros puntos de la ciudad, "aparte de los que normalmente se encuentran de servicio".

En declaraciones a la emisora británica BBC Radio 5, el director de eventos del carnaval, Ancil Barclay, consideró "importante" demostrar que la imagen violenta de Londres que se vio durante los disturbios "realmente no es aplicable" a la comunidad caribeña de la ciudad.