Ante los insistentes y contradictorios, la Casa de la duquesa de Alba ha emitido un comunicado en el que se anuncia que contraerá matrimonio con Alfonso Díez "a principios de octubre".

En el comunicado se asegura que el enlace se producirá "en la más estricta intimidad" y que sólo acudirán sus "hijos, con sus respectivas mujeres actuales, anteriores nueras" y su yerno Francisco.

La duquesa de Alba pide que "cesen las especulaciones falsas" La duquesa anuncia que al enlace no asistirá ninguna amiga suya, para que "no se puedan sentir ofendidas", puesto que el espacio donde se celebre la boda será muy reducido. La excepción será el doctor Trujillo, el cirujano que intervino a Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, que sí acudirá al enlace.

Los padrinos, por expreso deseo de Alfonso Díez, serán Carlos Juan Fitz-James Stuart, el propio hijo de la duquesa y Carmen Tello, amiga íntima de Cayetana.

La duquesa no pretende hacer negocio ni espectáculo con su enlace, por lo que según se afirma en el comunicado "no habrá prensa, únicamente un fotógrafo que difundirá las imágenes a todos los medios".

Para finalizar, la duquesa de Alba pide que "cesen las especulaciones falsas" y que se respete su tranquilidad.

Esta será la tercera boda de la duquesa, nacida en Madrid el 28 de marzo de 1926, actual jefa de la Casa de Alba y considerada una de las personas con más títulos nobiliarios del mundo.

El 12 de octubre de 1947 se casó con el ingeniero Pedro Luis Martínez de Irujo, hijo de los duques de Sotomayor, con quien que tuvo sus seis hijos.

Tras la muerte de su primer marido en 1972, la duquesa volvió a contraer matrimonio en marzo de 1978 con el ex sacerdote jesuita Jesús Aguirre y Ortiz de Zárate, que falleció en el año 2001.

En los últimos meses del año 2008 apareció en las portadas de alguna revistas acompañada por Alfonso Díez Carabantes, un funcionario del Estado, nacido en Palencia en 1950.

En diciembre de ese año, la duquesa confirmó en un comunicado la existencia de una relación sentimental con Alfonso Díez "basada en el amor, el cariño" y cuyo único objetivo es, en palabras de Cayetana, "encaminar la felicidad en estos años de mi vida".

En julio de 2011 se conoció que la duquesa hizo donación mediante escritura a sus hijos de su herencia personal e histórica la cual seguirá administrando como usufructuaria.