Concentración a favor de la toma rebelde de Trípoli
Una multitud celebra en la plaza Tahir de Trípoli (Libia) el avance rebelde para hacerse con la capital y derrocar el régimen de Gadafi. EFE

Violentos enfrentamientos se han sucedido durante este domingo entre los rebeldes y las fuerzas leales al líder libio, Muamar al Gadafi, en el centro de la capital de Libia, Trípoli, según ha informado el canal de televisión qatarí Al Jazeera. A primeras horas de la tarde, los barrios de las afueras de la capital habían sido "liberados", según los rebeldes, y las fuerzas del régimen se estaban retirando hacia Bab El Aziziya, el palacio-cuartel de Gadafi, dejando a este acorralado. Una ofensiva coordinada con las fuerzas del OTAN ha permitido a los rebeldes tomar la capital libanesa en cuestión de horas y, pasada la medianoche, asegurar que tenían el control sobre todo Trípoli, salvo el mencionado Bab al Aziziya.

Miles de libios se han echado a la calle para celebrar lo que consideran una victoria definitiva de los rebeldesLos acontecimientos se han sucedido con suma celeridad debido a que las fuerzas leales a Gadafi han dejado de ofrecer resistencia en la tarde del domingo, lo que ha facilitado el avance de los rebeldes, que habían planeado previamente el ataque con la OTAN, que ha bombardeado zonas estratégicas para facilitar la labor de toma de la ciudad. A última hora de este domingo se hablaba ya de la presencia de las fuerzas armadas rebeldes en la Plaza Verde (a la que han renombrado como 'Plaza de los mártires'), en el corazón de Trípoli, cerca del cuartel general del coronel Gadafi, y seguidamente Al Jazeera informaba de la rendición de la guardia presidencial.

La cadena catarí confirmaba que el bando rebelde había detenido a dos hijos del líder libio, Seif el Islam y Saadi, en una zona turística al oeste de Trípoli. Un tercer hijo, Mohamed, se entregó poco después.

La detención de Seif el Islam es significativa al tratarse del elegido para suceder a Gadafi en el poder y controlar toda la maquinaria de comunicación alrededor del régimen, incluidos los medios oficiales. Sobre este pesaba una orden de detención por parte de la Corte Penal Internacional (CPI).

La televisión estatal ha comenzado a retransmitir imágenes grabadas de manifestaciones de apoyo a Gadafi una vez los rebeldes se habían hecho con Trípoli y las comunicaciones han comenzado a recobrar la normalidad, recuperándose la conexión a Internet, cortada hace medio año coincidiendo con las primeras semanas de revueltas y enfrentamientos en el país.

"1.700 fallecidos en 24 horas"

Alrededor de la medianoche, un portavoz del régimen gadafista ha aparecido en televisión y ha acusado a la OTAN de "asesinar a todo libio que se mueve en Trípoli" además de pedir a los aliados que "ordenen parar su ataque inmediatamente porque Libia necesita a Gadafi para la paz" ya que, según sus palabras, "al menos 1.667 personas han muerto" desde el comienzo la noche del sábado de la ofensiva rebelde. De igual manera, ha añadido que el líder libio estaría dispuesto a negociar con el líder del Consejo Transitorio Libio y aceptar la hoja de ruta marcada por la Unión Africana.

Poco después era el propio Gadafi lanzaba un llamamiento a sus seguidores para que tomen las armas y defiendan Trípoli de "los nuevos colonialistas", en alusión a los rebeldes y la OTAN, en lo que era su tercera alocución en menos de 24 horas. Gadafi advirtió a sus compatriotas de que "si no se defienden, acabarán por convertirse en "esclavos de los colonialistas".

La OTAN ha asegurado a su vez estar preparada para trabajar con el Consejo Nacional Rebelde para preparar la transición en el poder libio. El secretario general de la Alianza, Anders Fogh Ramsussen, aseguró que el régimen de Muamar al Gadafi está "claramente desmoronándose", y sostuvo que el líder libio "no puede ganar la batalla" contra sus propios ciudadanos. Cuanto antes Gadafi comprenda que no puede ganar la batalla contra su propia gente mejor. Así, los libios pueden evitar más derramamiento de sangre y sufrimiento", afirmó en un comunicado.

Los libios vuelven a tener Internet seis meses despuésMiles de libios, en ciudades como Bengasi, se han echado a la calle para celebrar lo que consideran una victoria definitiva de los rebeldes. También ha quedado restablecida la conexión a Internet, después de seis meses de corte, hecho del que se responsabiliza al primogénito de Gadafi (uno de los hijos detenidos) Mohamed, responsable de las telecomunicacione en Libia.

La OTAN pide a Gadafi que se rinda

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Ramsussen, aseguró a última hora de este domingo que el régimen de Muamar al Gadafi está "claramente desmoronándose", y sostuvo que el líder libio "no puede ganar la batalla" contra sus propios ciudadanos. "El régimen de Gadafi está claramente desmoronándose. Cuanto antes Gadafi comprenda que no puede ganar la batalla contra su propia gente mejor. Así, los libios pueden evitar más derramamiento de sangre y sufrimiento", afirmó en un comunicado.

Los rebeldes libios anunciaron este domingo su llegada a la Plaza Verde, en el corazón de Trípoli, cerca de los cuarteles del coronel Muamar al Gadafi, y la brigada que se encarga de la protección personal de Muamar el Gadafi ha depuesto las armas, según la cadena de televisión catarí Al Jazeera. El Consejo Transitorio Libio (CNT, órgano de dirección de los rebeldes) confirmó además la captura de dos de los hijos de Gadafi, Seif el Islam y Saadi, mientras un tercero, Mohamed, se entregó después de que los rebeldes rodearan su casa. Rasmussen instó a Libia a efectuar una transición pacífica. "La transición tiene que producirse pacíficamente. Tiene que llegar ahora. Y tiene que ser liderada y definida por los libios", sostuvo, al tiempo que aseguró que la OTAN está preparada para trabajar con los libios y con el CNT, el cual, recalcó, tiene una gran responsabilidad en ese nuevo futuro de Libia.

Los rebeldes controlan Trípoli

La captura de Gadafi no es una cuestión de horas, sino de minutosLos rebeldes tienen ya el control sobre toda la ciudad de Trípoli salvo Bab al Aziziya, donde está situado el cuartel del líder libio, Muamar al Gadafi, dijo un miembro del opositor Consejo Nacional de Transición, Fathi Benjalifa. El activista agregó que la captura de Gadafi "no es una cuestión de horas, sino de minutos", y que solo depende de que los rebeldes logren entrar en el complejo presidencial, que está fuertemente custodiado.

El presidente del Consejo Nacional de Transición, Mustafá Abdel Jalil, ha propuesto un alto el fuego al régimen de Gadafi a cambio de que éste y sus hijos anuncien que abandonan el poder y se marchan del país.

El líder rebelde ha anunciado además protección para Gadafi y su familia si deciden marcharse, según declaraciones recogidas por la cadena France 24.

 

Tres llamamientos deseperados de Gadafi

Pese a los tres llamamientos desesperados que ha lanzado Gadafi en las últimas 24 horas a los ciudadanos de Trípoli para que tomen las armas y salgan a las calles a defender su régimen, todas las informaciones que llegan desde la capital libia reflejan un rápido avance de los opositores.

24 HORAS DE TOMA DE TRÍPOLI

Cruce de amenazas

Durante la tarde del domingo, la televisión oficial libia difundía una declaración en directo del jefe de los servicios secretos del régimen, Abdallah Senoussi, que dijo que el "pueblo" terminará por vencer. "El pueblo vencerá, vamos a derrotar a los grupos terroristas", enfatizó. Estas afirmaciones fueron rápidamente contestadas por uno de los responsables de la rebelión armada que, en Al Jazeera, afirmó que las brigadas gadafistas habían sido derrotadas en gran parte de la ciudad y que estaban huyendo hacia el cuartel general de Gadafi.

Algunas informaciones difundidas por Al Jazeera hablaban también de un ataque de las fuerzas rebeldes a una de las casas de Aisha, hija de Gadafi, en el barrio de Benachour, donde han requisado armas y vehículos.

Los rebeldes comienzan a tomar Tripoli

Dos unidades de fuerzas especiales de rebeldes, que se infiltraron en la noche de este sábado en la capital libia con el apoyo de la OTAN, tomaron el control de diversos puntos de la ciudad, según dijo el encargado de la seguridad del Consejo Transitorio Libio (CNT, órgano político de los insurgentes), Fathi Baja.

Gadafi ha realizado dos llamamientos a la resistencia en menos de 24 horas entre sábado y domingoLa fuente agregó que los aviones de combate de la OTAN permitieron el avance de las fuerzas hasta el corazón de la ciudad, en una operación preparada con mucha antelación. El plan consistía en conseguir el control de los hoteles, de los aeropuertos civiles y militares, de las oficinas del primer ministro y de los alrededores de Bab El Aziziya, el palacio fortaleza de Gadafi.

Las fuentes aseguraron que la primera fase de esta operación había sido un éxito y que los insurgentes habían tomado la base aérea de Matica y controlan algunos barrios de la periferia de Trípoli. "No es sencillo controlar una ciudad de más de dos millones de habitantes en horas, pero estamos en Trípoli y nuestros planes funcionan como estaba previsto", sostuvo el jefe rebelde.

Por su parte, el portavoz del gobierno libio Moussa Ibrahim, afirmó que millares de mercenarios y voluntarios estában dispuestos a defender la capital, según medios oficiales. "Las gentes no son solamente patriotas sino que además tienen familias y casas que deben proteger y comprenden que si los rebeldes entran, la sangre se derramará abundantemente", enfatizó.

La misma cadena informó de que los rebeldes habían tomado el control de un edificio de servicios de seguridad ubicado en el barrio de Fechloum y han conseguido liberar a un número indeterminado de prisioneros.

La OTAN bombardea el cuartel general de Gadafi

La OTAN bombardeó el cuartel general de Gadafi, en Bab el Aziziya, en Trípoli, y el aeropuerto de Maitika, también en la capital, informó el canal de televisión Al Jazeera. La cadena de televisión catarí señaló asimismo la detención en Maitika del coronel Al Jituni, considerado como uno de los principales cargos militares vinculados a Gadafi, y de ocho de sus colaboradores. Fuentes de los rebeldes dijeron también que han llegado a tomar el control de la histórica ciudad de Tarhuna, 60 kilómetros al sur de Trípoli. En la operación denominada como El Alba de la Sirena por los opositores, muchos rebeldes se levantaron en barrios orientales de la capital y aprovecharon la ofensiva aliada para llegar también a través del mar, procedentes de Misrata.

El líder del régimen pide ayuda a sus seguidores

Muamar al Gadafi pidió a todos los libios, en un discurso a la nación, que "se unan a la batalla para impedir que el enemigo se haga con Trípoli". En su segunda alocución (antes de la tercera realizada la noche de este domingo), Gadafi ordenó que se abriesen los depósitos de armas y arsenales de Trípoli a los ciudadanos, para que estos defendiesen la capital.

Gadafi pidió en su segunda alocución defender solo Trípoli y no el resto del país"Abrid los almacenes de armas, entregadlos a las masas. ¿Dónde están los religiosos que siempre están en primera fila y buscan el martirio? ¡Que salgan de sus casas para limpiar Libia de los ratones!", exclamó, y recordó que "en este momento se está armando a las familias". Además, acusó al presidente francés, Nicolas Sarkozy, de haber promovido los bombardeos de la OTAN con el fin de "adueñarse del petróleo libio".

En su discurso, en el que se refirió únicamente a defender Trípoli y no el resto del país, instó a "hombre y mujeres, a los comités revolucionarios a salir a la batalla en Tayura", barrio oriental de Trípoli.

"Todos los libios están convocados a unirse a la batalla de Trípoli para impedir que el enemigo tome esta ciudad", insistió Gadafi, en un discurso de tono épico dirigido a galvanizar a sus seguidores. "No cederemos nunca, triunfaremos. ¡Adelante, adelante! ¡Alá es grande!", remató Gadafi su alocución, después de recordar que él también sigue en Trípoli.