El estudio "Desigualdades tras la educación obligatoria: nuevas evidencias" también indica que la media de abandono masculino en España es quince puntos superior al de mujeres y que  cuantos más hijos tiene una familia menos de ellos siguen estudiando.

El catedrático  recomienda el desarrollo de programas de intervención educativa muy temprana, entre los cero y los tres años.

Las propuestas del estudio  reducirían las desigualdades de origen social y familiar de los alumnos y el abandono escolar temprano.

Los problemas

En las comunidades del arco mediterráneo el abandono escolar temprano suele ser más alto porque el mercado de trabajo permite la incorporación temprana de los jóvenes, sobretodo de los hombres.

El abandono escolar masculino supera al femenino en 15 puntos

El sector servicios es un gran atractivo para los alumnos de la E.S.O que desincentiva la continuidad de los estudios en ellos.

El catedrático indica que España se encuentra a la cola de la UE, con una media del 62,5 por ciento de población con estudios secundarios superiores.

Soluciones a las desigualdades

La reducción del fracaso escolar en la ESO contribuiría a mejorar las probabilidades de continuidad en el sistema educativo de los grupos sociales que no suelen continuar en la enseñanza postobligatoria.

Las soluciones: estudios a tiempo parcial y reducción de jornada laboral

Las posibles soluciones para los jóvenes que trabajan y estudian de manera simultánea, podrían ser políticas que facilitaran estudios a tiempo parcial, y otras orientadas al mercado laboral como reducción de horario de trabajo en determinados contratos.

Otra de las propuestas es la mejora de la calidad de los Ciclos Formativos de Grado Medio, con objeto de favorecer la inserción educativa y laboral de los grupos de menor renta.

Aconsejó la reforma en profundidad del sistema de becas, en concreto sería deseable enfocar los esfuerzos financieros hacia los niveles de la educación secundaria postobligatoria.