El arranque positivo de Wall Street modera la caída del Íbex-35 y de las bolsas europeas

  • Es la octava sesión consecutiva de pérdidas para la Bolsa española: un 0,36%.
  • Las principales bolsas europeas se estabilizan y solo Fráncfort cierra en negativo.
  • La prima de riesgo baja a su mínimo desde diciembre de 2010: 271 puntos.
  • El BCE compra 1.500 millones de euros en deuda española.
El panel de la Bolsa de Madrid en la jornada del lunes.
El panel de la Bolsa de Madrid en la jornada del lunes.
Paco Campos / EFE

La recuperación de Wall Street tras el desplome del lunes moderó la caída de los grandes valores de la bolsa española, que concluyó la sesión con una caída del 0,36%. Así, en la octava sesión consecutiva de pérdidas, el principal índice de la bolsa española, el Íbex-35 bajó 30,50 puntos, el 0,36%, hasta 8.428,90 puntos, nuevo mínimo anual y nivel desconocido desde abril de 2009. Las pérdidas acumuladas en este ejercicio ascienden al 14,51%.

De los grandes valores del mercado español, solo subió Repsol, el 0,89%: bajaron Telefónica, el 1,36%; BBVA, el 1%; Iberdrola, el 0,45%, y Banco Santander, el 0,33%.  La mayor caída del Íbex correspondió a Ferrovial, el 4,73%, seguido de ACS, que bajó el 2,43%, mientras que Red Eléctrica cayó el 2,18%, e IAG, el 1,85%. Abengoa lideró las ganancias de Íbex con un alza del 6,2%, en tanto que Acerinox ganó el 3,48%; Técnicas Reunidas, el 2,81%o, y Banco Sabadell, el 2,17%.

En el mercado continuo destacó el descenso del 27,27% de Nyesa por los planes de capitalización que aplicará, mientras que Deoleo presidió las ganancias con una subida del 6,45%.

Tercer descenso consecutivo de la prima

Por otro lado, la prima de riesgo española (el sobrecoste que exigen los inversores para adquirir títulos españoles en vez de alemanes, considerados los más seguros de Europa) bajó este martes, por tercera jornada consecutiva, hasta los 271 puntos básicos, con la rentabilidad del bono español a 10 años en el 5,08%, su mínimo desde el pasado mes de diciembre de 2010, después de que los países de la Unión Europea acordaran el rescate de Irlanda.

El optimismo que ha generado la intervención del Banco Central Europeo (BCE) con compras de deuda pública en el mercado secundario hizo que el rendimiento de los títulos españoles que vencen en 2021 llegara a bajar por la mañana de la cota del 5%.

En cambio, la rentabilidad de la deuda soberana alemana (que sirve para calcular el diferencial entre bonos o prima de riesgo) terminó la jornada con un avance hasta el 2,365%, en comparación con el 2,262% de este lunes.

La prima de riesgo de Italia también bajó, hasta 279,7 puntos básicos, después de que el rendimiento de su deuda pública a 10 años descendiera hasta el 5,162% al cierre de la sesión.

Europa se estabiliza

El resto de las principales bolsas europeas se han estabilizado y casi todas han cerrado en positivo tras el desplome de las primeras horas de la sesión este martes (Fráncfort llegó a caer más de un 7%, y Londres alrededor de un 5%).

Finalmente, el índice DAX 30 de la Bolsa de Fráncfort cerró con una pequeña bajada de 6,19 puntos, o un 0,10%, hasta 5.917,08 puntos.

Por su parte, la Bolsa de Valores de Londres cerró al alza y su índice principal, el FTSE-100, avanzó 95,97 puntos, el 1,89%, hasta las 5.164,92 unidades. El índice intermedio FTSE-250 acabó la sesión con una subida de 228,53 puntos, el 2,32%, hasta las 10.090,50 unidades.

La Bolsa de Milán cerró este martes al alza y su índice selectivo FTSE MIB ganó un 0,52%, hasta situarse en 15.721,45 puntos.

La Bolsa de París rompió una racha de 11 jornadas en números rojos y su principal indicador, el CAC-40, se apreció un 1,63%, hasta 3.176,19 puntos.

Los mercados de valores europeos presentaron este martes la racha bajista más larga desde 2003. El ambiente de pánico ha llevado a los inversores a refugiarse en el oro y el franco suizo, considerados activos seguros en momentos de incertidumbre.

Los mercados asiáticos cayeron pero de forma más moderada: el Han Seng de Hong Kong cerró una caída del 5,66%, el Nikkei de Tokio cerró con un descenso de del 1,68% y el índice general de la Bolsa de Shanghai no se contagió de las caídas en otros mercados asiáticos y concluyó en tablas (-0,03%).

La causa: pánico a la recesión

El mercado español registró una primera hora de negociación muy positiva, con una apertura alcista en casi medio punto y unas subidas posteriores de casi el 2%, ya que los inversores compraban con entusiasmo, animados por los bajos precios resultantes de los batacazos que se ha pegado la Bolsa española en los últimos días.

Sin embargo, la alegría duraba poco y apenas una hora después de la apertura, el principal indicador español cambiaba de signo y se rendía a la nueva oleada de pánico que recorre los mercados por la posibilidad de que EE UU entre de nuevo en recesión después de que la agencia S&P le rebajara la calificación de su deuda a AA+.

Para el director del Atlas Capital, Félix López, el miedo de los inversores se nota sobre todo en que en los últimos días no solo está sufriendo la cotización del sector financiero sino que están cayendo valores industriales como el del automóvil, y cuando eso ocurre la explicación es sencilla: pánico a la recesión.

Para este experto, en estos momentos hay que tener calma y volver a los fundamentales de las compañías, muchas de las cuales están a precios realmente atractivos que hubieran hecho lanzarse al mercado a muchos inversores en otras circunstancias.

Otros expertos aseguran que a pesar de los rebotes puntuales que puedan producirse y de las moderaciones de descensos, la jornada de este martes está siendo una de las más volátiles de las últimas semanas y no se atreven a vaticinar en lo que puede desembocar.

'Lunes negro'

El IBEX 35 perdió la pasada jornada el 2,44%, afectado por la caída de Wall Street, como reacción a la rebaja de la calificación crediticia de EE UU, lo que anuló el beneficioso efecto causado por la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de comprar deuda española e italiana.

Nuevas reuniones

En la agenda de este martes destaca la reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos, en un momento crítico para el país, después de la impactante rebaja de la calificación de su deuda por parte de Standard & Poor's, que desató el pánico en los mercados internacionales ante la posibilidad de una nueva recesión en la primera economía mundial.

Además, en Washington se publicarán los datos del segundo trimestre de productividad y costes laborales, y en Europa los inversores conocerán la balanza comercial de Alemania de junio y la balanza comercial y la producción industrial del Reino Unido, también de junio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento