Un error en el peso de los balones aplaza las oposiciones a bombero
Algunos candidatos descansan tras las pruebas. De pie, el candidato que avisó del error. Fernando Blanco
«¡Esto es una chapuza!, ¡qué poca vergüenza!, ¡menuda mangada habéis preparado!». Son las lindezas que algunos de los 313 aspirantes a nueve plazas de bombero dirigieron ayer a los miembros del tribunal después de que decidieran aplazar las pruebas físicas.

Medio kilo de peso tuvo la culpa. El que tenían de menos los dos balones de la prueba de lanzamiento, y que los candidatos debían hacer volar a más de nueve metros.

Confusión y vergüenza

Un opositor vallisoletano se percató del fallo casi al final del ejercicio: «Conozco mi marca y me di cuenta de que con esos balones había superado la distancia con creces. No es justo que se pueda superar la prueba lanzando menos peso del debido», aseguró a 20 minutos.

Los jueces confirmaron las sospechas al comprobar con una balanza que lo que debían de ser cuatro kilos, a penas llegaban a los 3,450.

Decidieron no seguir con las oposiciones y anunciaron a viva voz que se repetirían entre mañana jueves y el viernes, para la indignación de los aspirantes. «¿Cómo es que nadie comprobó las medidas?», «¿Por qué paralizan todo sin esperar a una impugnación por escrito?». Preguntas que se realizaban ayer y que nadie conseguía responder.

Estaban previstas seis pruebas en dos días. Hoy deberían de haberse concluido las de natación y cuerda, pero todo el proceso ha quedado paralizado. Un error que los aspirantes consideran vergonzoso.

Muchos perjuicios

La mayoría de los opositores viene de otras partes de España y el error les va a costar mucho dinero. Otros habían pedido permiso en el trabajo para acudir a la cita y no saben si podrán obtener otros dos días. Quienes no habían superado el lanzamiento y se marcharon, puede que no lleguen a enterarse de que la selección se va a repetir.

¿Dónde están  las mujeres?

Sus nombres son Natalia, Mónica, Julia, Bárbara, Lorena y Gloria. Eran las seis únicas candidatas a la oposición y se tenían que batir el cobre por una de las nueve plazas con otros 730 hombres. Sin embargo, 20 minutos no pudo localizar a ninguna de ellas entre los participantes en las primeras pruebas físicas.

Parece que Valladolid tendrá que esperar hasta una nueva convocatoria de oposiciones para ver si puede contar entre sus funcionarios con la primera bombera de la ciudad.

Sergio Álvarez. Bombero, 26 años.

«Podían haber seguido con otras pruebas y repetir el lanzamiento al final. Y si suspenden, que lo hagan con todas las de la ley y vuelvan a convocarlas con tiempo, no así, en dos días. Ha sido nefasto».

J. Matías Pérez. Aspirante, 21 años.

«Soy de León y me tendré que quedar en casa de familiares. A mi toda esta confusión me beneficia porque no había pasado la prueba, pero lo que han hecho es de tener muy poca vergüenza».

Gustavo Olmedo. Aspirante, 28 años.

«Es de vergüenza que no comprueben antes de empezar. Y que no haya ambulancias es otro error. Estoy de acuerdo en  repetir, pero me indigna el fallo. Deberían de volver a convocar con tiempo».

Diego López. Aspirante, 23 años.

«Yo no había pasado y tengo otra oportunidad, pero ¿cómo no han pesado antes el balón? Es un gran fallo. Pero tiene que ser así, el chaval que protestó tiene toda la razón del mundo».