Fotografía de Agustí Centelles.
Fotografía de Agustí Centelles. ARCHIVO

El consejero de Cultura de la Generalitat de Cataluña, Ferran Mascarell, ha abogado por que algunas colecciones vinculadas a Cataluña, como el fondo de Carmen Balcells y Agustín Centelles, vuelvan a su "lugar natural" porque es donde han sido configuradas.

Mascarell no ha descartado la creación de un Centre Nacional de FotografíaMascarell ha hecho estas declaraciones este miércoles en una entrevista a Catalunya Ràdio, donde ha asegurado que le parece "insólito" que en un Estado puedan darse competiciones entre las administraciones por adquirir patrimonio y comprar colecciones privadas. En clara alusión a la compra del archivo del fotógrafo Agustí Centelles (que sus hijos han depositado en Salamanca), ha criticado a la Administración española por hacer "competencia desleal" y utilizar el dinero de todos los ciudadanos (también los catalanes, ha subrayado) para comprar fondos fotográficos.

Además, no ha descartado la creación de un Centre Nacional de Fotografía, pese a la opinión contraria del Consell Nacional de la Cultura i les Arts (CoNca), porque ha recordado que los legados de los grandes fotógrafos están muy dispersos y que algunos continúan estando en manos de las familias.

No se está hablando de cerrar museosEn relación a los museos catalanes, que últimamente se han visto sumidos en la polémica por rumores de replanteamiento de alguno de ellos, Mascarell ha señalado que "no se está hablando de cerrar museos", aunque ha puntualizado que todos los equipamientos deben tener un programa de usos claro que aporte valor al patrimonio existente.

Apuesta por el cine catalán

El consejero ha reconocido que el consumo del cine en catalán, que se sitúa en un 4%, está por debajo de lo deseable, y ha achacado esta situación a la falta de oferta, que conlleva una menor capacidad de elección. Para solucionar esta anomalía (en comparación con otros ámbitos cuyo consumo se sitúa en un 50 o 55%) ha asegurado que es necesario desplegar la Ley del Cine, aunque ha recordado que algunos de sus aspectos ya se están desarrollando.

"Llevamos sólo siete meses de implementación", ha recordado Mascarell, que ha señalado que la ley recoge que el tiempo de despliegue se sitúa entre los cinco y los siete años, por lo que actualmente se está intentando llegar acuerdos con las majors, las grandes empresas de distribución, las salas y los sectores vinculados con la exhibición para aumentar la tasa de cine en catalán.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.