La estética del cómic japonés invade el mundo de los videojuegos

El manga o cómic japonés se ha convertido en las últimas décadas en todo un estandarte de la cultura popular capaz de influir en otros medios de expresión tales como la historieta tradicional europea y americana, el cine y, por supuesto, los videojuegos.
Soma Cruz, protagonista del juego de Nintendo DS Castlevania: Dawn of Sorrow.
Soma Cruz, protagonista del juego de Nintendo DS Castlevania: Dawn of Sorrow.
20minutos.es

Los orígenes del 'boom'

Fue a finales de los '80 y principios de los '90 cuando se produjo la gran explosión del fenómeno manga en occidente. Todo gracias a la obra de autores como Akira Toriyama, creador del conocidísimo manga Dragon Ball.

Rikku, personaje de<EM&gr; Final Fantasy X</EM&gr; y <EM&gr;Final Fantasy X-2</EM&gr;.Este estilo se caracteriza principalmente por sus personajes de ojos grandes, cuerpos estilizados, caritas aniñadas y peinados imposibles (a no ser que se utilice mucha laca y mucho tinte, claro). También destaca el diseño de los personajes femeninos, chicas tiernas y sugerentes a la vez.

Estos años coincidieron con la generación de consolas de 16 bits, Mega Drive y Super Nintendo. Y fueron estas consolas, por tanto, las primeras en recibir juegos basados en los cómics japoneses de mayor éxito: Sailor Moon, Ranma ½; y muchos otros que nunca salieron de tierras niponas: Mazinger Z, Hokuto no Ken (El Puño de la Estrella del Norte) o Captain Tsubasa (Oliver y Benji).

Estética oriental en juegos originales

Pero el estilo manga se extendía e influía, no sólo a juegos basados en cómics japoneses, sino también a otros totalmente originales. Muchas compañías niponas (Capcom, SNK, Konami, Namco y un sinfín más) empezaron a adoptar esta estética en sus títulos. Megaman, Samurai Shodown o Castlevania son sólo algunos ejemplos.

<EM&gr;Sonic Rush</EM&gr;, para Nintendo DS.Y llegaron nuevas consolas, la PlayStation, la Saturn, y la Nintendo 64; y la estética manga se consolidaba en los títulos japoneses. Aunque afectaba a dos géneros especialmente: a la lucha y, sobre todo, al rol, con auténticas joyas como la saga Final Fantasy.

Tal era el éxito de esta forma de representación que algunos personajes que inicialmente no tenían aspecto manga, empezaron a tomarlo.

Este es el caso de los luchadores de Street Fighter cuando dieron el salto a la saga Street Fighter Alpha. El fenómeno afectó incluso a Sonic, la mascota de Sega, que paso de ser un puercoespín rechonchito a un estilizado erizo capaz de imitar las proezas del mismísimo Goku.

En la actualidad

<EM&gr;AstroBoy</EM&gr;, para PS2.Ya en la generación actual de consolas, el estilo manga es una constante en los videojuegos. Viejos animes (series de dibujos manga) siguen teniendo sus adaptaciones en las plataformas actuales: Los Caballeros del Zodíaco, Ghost in the Shell, Evangelion... Incluso AstroBoy, el personaje creado por Osamu Tezuka, considerado el "padre del manga moderno", ha visto no hace mucho una versión jugable de sus aventuras en PS2.

Juegos que parecen dibujos animados

Dragon Quest: El Periplo del Rey Maldito.Juegos como Jet Set Radio o The Legend of Zelda: The Wind Waker, sin ser manga, han contribuido enormemente a acercar el mundo de los videojuegos al de la animación.

Esto se debe al uso del cell shading, una técnica que consiste en realizar gráficos 3D de bordes gruesos y colores planos muy vivos. Así se consigue en los videojuegos un aspecto muy vistoso de dibujo animado. De este modo, el cell shading se ha revelado como un complemento perfecto para los juegos "estilo manga" y ya se ha usado con un éxito notable en títulos como la saga Dragon Ball Z Budokai o el reciente Dragon Quest: El Periplo del Rey Maldito.

ENLACES RELACIONADOS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento